El penúltimo raulista vivo

El partido del gol ochocientos

No sé por qué pero ayer, tras escuchar el análisis que del partido de Copenague hizo un colega de Radio Nacional, me vino a la cabeza el sketch de La vida de Brian en el que el Frente Popular de Judea conspira contra los romanos. El cabecilla lanza al aire una pregunta retórica: "Los romanos, ¿qué nos han dado?"... Se hace un silencio y, de repente, alguien dice "el acueducto"... "Sí, es verdad, nos han dado el acueducto", dice el líder. Otro miembro del FPJ dice: "el alcantarillado". "Es cierto", comenta otro de los reunidos, "recordad cómo olía antes"... "Vale, vale, también nos han dado el alcantarillado"... "Las carreteras", "la irrigación", "la sanidad", "la enseñanza", "el vino", "los baños públicos", "el orden público"... Acorralado, el número uno responde: "Sí, de acuerdo, pero además del acueducto, el alcantarillado, las carreteras, la irrigación, la sanidad, la enseñanza, el vino, los baños públicos y el orden público, ¿qué nos han dado los romanos?"... Y se oye una voz que dice: "La paz".

Después de vencer en un campo en el que hacía tiempo que nadie ganaba, igualar el record de goles (20) en la fase de Grupos de la Champions, superar el de partidos seguidos (31) marcando que ostentaba el propio Real Madrid, conseguir el gol número 800 (el siguiente, el Bayern, está a más de 200) y de que Cristiano se conviertiera en el máximo goleador histórico de la fase de Grupos al marcar su noveno gol, el colega en cuestión me recordó al cabecilla del Frente Popular de Judea cuando sentenció: "Sí, sí, pero Bale no ha estado al nivel de la Premier probablemente porque no ha hecho pretemporada y está jugando en la banda derecha". Alucinante. ¿Tanto cuesta reconocer lo obvio? ¿Es tan difícil remitirse a lo que está pasando sobre el terreno de juego?...

A mí me parece que el Real Madrid hizo un partidazo en el campo de un equipo al que es muy difícil vencer allí. Creo que Ancelotti está logrando dar con la llave del "equilibrio" que tanto le preocupaba. Ahora el Madrid no se parte en dos y sale velozmente al ataque cuando es menester pero también sabe ser paciente y tener el balón cuando el equipo o el partido lo precisan. No sé qué hay de malo en reconocerle el mérito de su fútbol al Rey de Europa, que indiscutiblemente continúa siendo el equipo blanco. El Madrid no ganó anoche la Décima pero sí obtuvo otro pedacito de crédito y quitarle valor porque un jugador estuviera más o menos acertado resta credibilidad. "¿La paz?", pregunta por cierto en tono socarrón el cabecilla del Frente Popular de Judea... "¿La paz?... Que te..." Y hasta ahí puedo leer.

A continuación