El penúltimo raulista vivo

El otro Guardiola

Es la monda. Xavi Pascual, que es el otro Guardiola, critica el sábado en rueda de prensa la dureza del BBB en los siguientes términos: "Es el partido más duro que yo recuerdo desde que estoy aquí de entrenador. Prácticamente cada acción era punible". Es fácilmente comprensible por parte de todo el mundo que lo que está haciendo Pascual no es un ejercicio de autocrítica, no se está refiriendo a la dureza de su propio equipo y a que los árbitros la hayan pasado injustamente por alto perjudicando así al rival; lo que está tratando de hacer Pascual, y en una eliminatoria que por lo demás tiene perfectamente encarrilada y en la que siempre ha sido el gran favorito, es meter presión a los colegiados: "Ojo que se os ha pasado aquella jugada, y aquella otra; estad más atentos a lo que les hacen a mis chicos; están vulnerando el reglamento delante de vuestras propias narices; no os enteráis".

Katsikaris, que sabe muy bien de qué va el rollito guay, se da perfecta cuenta de lo que trama Pascual, un movimiento que atenta clarísimamente contra el "aeromodelismo" que, de tres años a esta parte (porque en la hemeroteca, al alcance de cualquiera, están los cincuenta anteriores), van pregonando por el mundo desde el club catalán, y se limita a contestar las palabras del otro Guardiola: "No entiendo por qué tiene que mandar ningún mensaje a nadie. Ellos son un gran equipo, que juega duro y que no tiene ninguna duda"; y, a renglón seguido y en vista de que Pascual ha encendido la mecha, añade: "Si necesitan alguna ayuda, o lo que sea, la van a tener"... ¿Conclusión de Mundo Deportivo?... "Katsikaris emula a Mourinho y critica al técnico del Barça"... ¿Se puede tener la cara más dura?... Pues sí, se puede.

Más trolas: la del presupuesto y la de la cantera. Parece que a Basile, Pete Mickeal, Ndong o Morris, nacidos como todo el mundo sabe en Sitges, Mataró, Cornellá y Esplugas de Llobregat respectivamente, les pagaran con Mortadelos cuando lo único cierto es que el Barcelona tiene de largo el presupuesto más alto de la Liga ACB. El Barça es un equipazo formado por jugadores que vienen aquí por la sencilla razón de que les pagan más dinero que en otros sitios. Y el entrenador de este Barça tan potente se salta la falsaria norma del aeromodelismo cuando la ocasión lo requiere según su leal saber o entender. La suerte que tiene Pascual es que en la ACB no hay un Mourinho. La desgracia del auténtico y genuino Guardiola es que en la Liga de fútbol sí lo hay. Salvo, por supuesto, opinión en contrario del director del colegio de Lugano.

A continuación