El penúltimo raulista vivo

El lobby prestado del señor Regalado

Hay que ver el juego que están dando los Juegos. En 2005 se mantuvieron las formas pero en 2009 los nuestros han salido escopetados cada uno por su lado. Y el primero, José Luis Sáez. Este Sáez está muy crecidito y piensa que los triples son suyos y los rebotes los captura él cuando en realidad son Rudy o Gasol. El presidente de la federación de baloncesto acaba de sacar los pies del tiesto y ha atacado con inusitada fiereza a Alejandro Blanco, máximo responsable del Comité Olímpico Español, por no hacer bien su trabajo: "ha sido un desastre", ha dicho. Ya conté la historia ayer: hace cuatro años, cuando Blanco decidió presentarse por primera vez a la presidencia del COE, Sáez exigió que le nombraran vicepresidente si querían su aval; Blanco se habría ahorrado con aquel voto el posterior proceso electoral puesto que tenía mayoría absoluta pero, a pesar de todo, mandó a escardar cebollinos a Sáez. Hubo votaciones y Blanco se impuso claramente a Mercedes Coghen. Sáez no le perdona desde entonces.

No es extraño que el presidente del baloncesto español haya destacado "el gran esfuerzo y el abnegado trabajo de Jaime Lissavetzky". Quien escuche habitualmente El Tirachinas sabrá por qué no me pilla por sorpresa. Tampoco lo es que destaque la labor de Coghen, Gallardón y Aguirre. Damos también por supuesto que está encantado con la presencia de los Reyes y con la dedicación de Zapatero. Por lo que he podido rascar por ahí, el señor Regalado hizo mucho lobby en Copenhague, sí, pero no en favor de la candidatura madrileña sino de él mismo. Y si en 2005, recién estrenado el cargo, se atrevió a sugerirle a Blanco el canje de su voto por una vicepresidencia, no albergo demasiadas dudas acerca de lo que pretenderá ahora con una medalla de oro en el Mundial de 2006, otra de Plata en Pekín-2008 y dos más -de plata en 2007 y de oro en 2009- en el Eurobasket.

Deduzco también que Samaranch y Samaranchito no se hablan. Lo digo porque el ex presidente del COI acaba de afirmar que él dio su opinión (negativa) acerca de la candidatura para 2016 y sin embargo todos se lanzaron como posesos a por ella. Pero, hasta el último minuto, Samaranchito ha estado diciéndonos que lo de la rotación de los continentes no era tan importante. ¿No se hablan padre e hijo?... ¡57 años llevan rotando los continentes para unos individuos que, en el mejor de los casos, frisan los 60! ¡Como para venirles ahora, en pleno siglo XXI, con el cuento chino de que no rotan los continentes sino que lo hace el sol y que eso ya lo descubrió el toscano Galileo Galilei allá por el año de Nuestro Señor de 1608!... ¿Será eso lo que persigue el señor Regalado? ¿Que el COE gire a su alrededor?... Quizás nos hubiera cantado a todos otro gallo en la tarde del 2 de octubre si le hubieran dejado trabajar a Alejandro Blanco. 
A continuación