El penúltimo raulista vivo

El ingenioso Laporta

Ahora sí que entiendo la "operación Ibrahimovic". Reconozco humildemente que he tenido que esperar a que Joan Laporta hiciera de pregonero en las fiestas de Sarral, pero ahora lo entiendo. El caso es que la operación de canje de Eto'o por Ibrahimovic no es tan cara como los fichajes de Cristiano Ronaldo o Kaká porque de la caja del Fútbol Club Barcelona sólo salen 45 millones de euros. Las matemáticas no engañan: si de la caja del Real Madrid salieron 65 y 94 millones de euros respectivamente por Kaká y por Ronaldo, de llevarse a cabo la operación de Ibrahimovic esta supondría un desembolso menor de 20 y 49 millones de euros menos que en el caso de los nuevos jugadores madridistas. Y esto es así porque, aunque Eto'o, a quien todavía queda un año de contrato, y Hleb, que firmó hasta el año 2012, también salen del Barça, tienen un valor de cero.

Por centrarnos en el bielorruso, que es el chocolate del loro en la operación, me surge una duda razonable: ¿cómo es posible que no valga nada un jugador por el que el Fútbol Club Barcelona pagó hace un año 15 millones de euros al Arsenal?... Para ser el suyo un valor de cero, la cláusula de rescisión de contrato que le colocaron era bastante apreciable: 90 millones de euros tendría que pagar quien estuviera interesado en llevarse por las bravas a nuestro amigo Alexander. En algo sí tengo que darle la razón a Laporta y es cuando afirma que toda esta operación sale del ingenio. Resulta de un ingenio portentoso dejar entrever que un jugador como Eto'o, que acaba de marcar 30 goles en una de las Ligas más potentes del mundo, simplemente no vale nada. A eso se le llama "ingeniería financiera": sustituyo el riesgo que me perjudica y dejó únicamente el que me resulta beneficioso.

Ya puestos, Florentino Pérez podría haber abaratado la operación de Cristiano Ronaldo. ¿Cómo?... Incluyendo gratis, aunque el Manchester no les quisiera, a Huntelaar, Van der Vaart y Robben. Entre los tres costaron 69 millones de euros, de forma que Florentino, en otro ataque de ingenio, podría haber restado esos 69 millones a los 94 que costó realmente Cristiano, dejando el montante total de la operación en 25 millones, cinco millones menos de los que costó Pepe y dos menos de los que hubo que pagarle a Del Nido por Sergio Ramos. ¿Un genio?... En absoluto puesto que esos 69 millones habría que sumarlos a los 94 y Cristiano pasaría entonces a costarle 163 millones de euros, cuestión que irritaría aún más si cabe a Zapatero, Montilla, Durán y el de los verdes, que no sé quién es. Me parece que Moratti está encantado con el ingenio de Laporta. Si no fuera porque El Quijote es la obra maestra de la literatura escrita en español y podría ofenderse, compararía el suyo con el ingenio del mismísimo Alonso Quijano. Habrá que esperar a que Karmele Marchante, la musa de Esquerra, escriba algo en catalán que esté a la altura de la prosa de Miguel de Cervantes Saavedra para hacer una comparación más adecuada.
A continuación