El penúltimo raulista vivo

El error

El error fue creer que con la marcha de José Mourinho del Real Madrid al equipo le tratarían mejor en los campos de España y el club sería más respetado en los despachos. Al Real Madrid le reciben mal fuera del estadio Santiago Bernabéu, y en ocasiones incluso dentro, porque es de largo el club de fútbol más prestigioso e importante del mundo y porque, entre otros trofeos de menor rango, ha ganado 32 Ligas y, lo que es peor desde el punto de vista de sus enemigos, nueve Copas de Europa. En un país mediocre y cainita como el nuestro esa es una provocación que no se puede pasar por alto. Mourinho no era el problema sino la solución. Con el "clan de los portugueses" feliz y dichoso en la Premier, que es una competición seria, al Real Madrid se la he seguido recibiendo igual de mal porque en nuestro ADN llevamos grabado que, lejos de tratar de imitarle, al que está más arriba hay que vejarle, humillarle e insultarle. Ya puestos, y esto que quede entre ustedes y yo, un servidor prefiere ser insultado con motivo que sin él.

El error fue pensar que sin Mourinho en el banquillo al equipo se le trataría mejor en la federación, el colectivo arbitral o los distintos comités. ¡Quia!... El Real Madrid es un club molesto presidido por un hombre molesto y con unos jugadores que no hacen más que molestar. No molestaba Mourinho, que por supuesto también, sino el club y lo que éste representa. Por lo que fuera, quizás también porque el portugués ya no aguantaba más tanta mediocridad a su alrededor, Florentino pactó con sus enemigos, que los tiene y muchos, quedándose sin un paraguas. Desde luego que Ancelotti no es ese paraguas. Claro está que no hablo de títulos (ojalá Ancelotti lo conquiste todo) sino de una idea potente de club que va más allá de esta Copa o aquel trofeo. Si Florentino Pérez tiene una asignatura pendiente esa es sin duda la de que al equipo más importante del mundo no se le tome a chanza en las instituciones.

El error fue creer que una cosa era Villar, otra Arminio, otra Ayza y otra los distintos comités cuando tanto Villar como Arminio, Ayza, Competición y Apelación forman parte del mismo entramado. No pienso perder ni medio segundo en una guerra semántica ni tampoco voy a perder tiempo y dinero discutiendo algo tan obvio como que Ayza mintió y Competición acaba de ratificar el engaño. Da igual. Lo dije el otro día y lo repito hoy: Florentino Pérez haría bien en ahorrarse los 90 millones de euros que tenga previsto invertir en un crack para la próxima temporada e invertirlos en fomentar una candidadura a la presidencia de la federación española de fútbol alternativa a la que a buen seguro encabezará una vez más Ángel María Villar. ¿Tres partidos a Cristiano?... Pocos me parecen con el circo que tienen ahí montado. A uno no le respetan si va por la vida con un lirio en la mano. El del "fulbol" no entiende ese lenguaje. Habría que explicárselo por señas.

A continuación