El penúltimo raulista vivo

El equipo de España y el equipo de PRISA

El otro día me preguntaron y yo, que tengo esa fea costumbre, respondí. Me preguntaron que si creía que Florentino Pérez se estaba refiriendo a un grupo de comunicación concreto cuando dijo en la última Asamblea que había quienes estaban interesados en hacerse con el control, y yo respondí afirmativamente. Luego me preguntaron el nombre de ese grupo de comunicación, y yo contesté que en mi opinión se trataba de PRISA. La última encuesta que el diario As ha encargado a una empresa que se llama Ikerfel tiene el mismo rigor científico que cualquiera de esos programas de televisión nocturnos en los que te predicen si vas a encontrar trabajo o si te vas a enamorar. Me preocupa, sin embargo, que la gente pueda dejarse guiar por ella ya que observo, no sin cierta desazón, que, pese a todo, pese a las denuncias contínuas de fraude y la sinrazón del método, la gente continúa llamando a los tarotistas para que les echen las cartas y les "adivinen" el futuro. Basta con ponerte una túnica negra, dejarte el pelo largo y colgarte un collar para que haya quien confíe en ti ciegamente. Increible, sí, pero tozudamente cierto.

De la encuesta de marras ya se ha dicho casi todo salvo, quizás, que yo creo que ha encontrado lo que realmente buscaba: un eco del que, de otro modo, habría carecido la portada del diario As. No se puede asegurar con un mínimo de seriedad que el Barcelona es el equipo de España después de haber realizado entrevistas a aficionados de equipos de Primera División, marginando a más de la mitad del país que no puede disfrutar del privilegio de ver en la Liga BBVA al equipo de su provincia. Se puede publicar, y ahí está Alfredo Relaño que lo corrobora, pero después no se puede defender con un mínimo de solvencia, y menos aún cuando has descubierto, ufano, el chapucero método que has utilizado. Yo me remito a la última, y profesional, encuesta del CIS que dejaba las cosas en su sitio.

Esto ha pillado por sorpresa a Relaño que no contaba con que los lectores no son imbéciles y se iban a revolver; de ahí que haya tenido que torear él mismo el morlaco y vaya por ahí hablando de la transición, las "autonosuyas" y la intrahistoria de las televisiones locales: tinta de calamar para desviar la atención. El Real Madrid es el equipo de España y el Barcelona es el equipo de PRISA, que aún siendo un grupo de comunicación muy potente y acostumbrado a que los demás bailen al son que ellos decidan tocar, no es lo mismo. La encuesta, como no podía ser menos, ha sentado fatal en el Real Madrid, traicionado de nuevo por el "fuego amigo", que es por cierto el peor de los fuegos. Pero el Real Madrid también es más potente que PRISA y, si lo que pretende de verdad Florentino Pérez es cambiar la tendencia, deberá buscar nuevos y fiables aliados para ganar la complicadísima batalla de la imagen.

A continuación