El penúltimo raulista vivo

El entierro deportivo de Raúl ya está pagado

Nunca se produjo tanta expectación alrededor de una lista de la selección española de fútbol. Jamás. Sería todo un acierto que un canal de televisión decidiera emitir en "prime time" la rueda de prensa de Luis Aragonés. Seguro que el seleccionador no habrá tenido nunca una audiencia tan numerosa como la que se producirá el viernes que viene. Otro servicio más para la causa de Raúl González Blanco. Sí, porque dejando a un lado lo accesorio, todo girará alrededor de la presencia o la ausencia del capitán del Real Madrid. Si Raúl no está en la lista será bastante sencillo deducir que fue el propio Luis quien filtró la información a Canal Plus. Y si el seleccionador, con un par, convoca finalmente a Raúl sorprendiéndonos a todos, no sólo se habrá granjeado la enemistad de por vida de los anti-raulistas, que constituyen una auténtica legión, sino también del Grupo Prisa.
 
Albergaría pocas dudas con respecto al enérgico Luis de los años 70. Y, aunque por motivos totalmente opuestos, tampoco tengo demasiadas con respecto al Luis actual. O mucho me equivoco o Raúl no estará en la lista de convocados para el partido contra Suecia. Luis hará lo que resulte más cómodo para él. Cederá. Sobrevivirá. Hay quien asegura que los goles no cambian nada. Es cierto. Los dos goles que ayer marcó Raúl y el partidazo que jugó no deben variar ni un ápice los planes que tenga Luis en su cabeza. Si, como es previsible, el seleccionador ya había decidido inmolar en la plaza pública al máximo goleador de la historia de la Champions League antes de que le marcara dos goles al Dinamo de Kiev, sería ilógico que ahora cambiara de opinión. Lo que sucede es que yo creo que R.G.B. se había ganado a pulso el beneficio de la duda, ése que sí le ha otorgado, por ejemplo, un recién llegado como Fabio Capello.
 
"Raúl es todo lo contrario a un estorbo. Si alguien espera que no le convoque no lo conseguirá". Son declaraciones de Luis Aragonés del día 26 de mayo de este mismo año. Hace sólo cuatro meses. ¿Tanto ha empeorado Raúl en esos cuatro meses?... "Si alguien espera que no le convoque no lo conseguirá"... Eso decía Luis antes de que empezara el Mundial de Alemania. El Mundial acabó como acabó, Luis no cumplió su palabra de abandonar el banquillo, más tarde llegó la amarga derrota ante Irlanda y luego el lamentable espectáculo ofrecido en la Ciudad del Fútbol. Y después de sucedido todo eso, ¿el estorbo es Raúl?... Yo, que fui durísimo con Javier Clemente en su etapa como seleccionador, sé lo que el vasco haría en un caso parecido a este. Clemente apoyaría a muerte a su futbolista. El problema es que el entierro deportivo de Raúl ya está pagado. Y Luis está dispuesto a mandarle una corona.
A continuación