El penúltimo raulista vivo

El ejemplo de Laporta y Florentino

La policía sigue buscando a los asesinos de Jimmy, el ultra del Deportivo de La Coruña con antecedentes por malos tratos, robos con violencia y tráfico de estupefacientes. Cuando ayer se supo (y al saberse se publicó) que Francisco Javier Romero Taboada era un viejo conocido de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado retuiteé dicha información. Y, al instante, me bombardearon con preguntas sin sentido: "¿Qué queréis decir, que se lo merecía?" fue probablemente la más repetida de todas... Hay un sector de la población (afortunadamente muy minoritario) que considera a Jimmy como una especie de moderno Robin Hood, un "héroe de la resistencia antifascista" acabo de leer por ahí. Acabáramos.

Nadie merece morir como un perro, nadie, pero FJRT no estaba en el escenario del crimen por pura casualidad, no pasaba por allí, no era un camarero que colocaba las mesas para el desayuno o un vecino de la zona que estaba haciendo footing. Jimmy vino a Madrid a lo que vino y desafortunadamente para él y para su familia se encontró con la peor versión de una batalla campal callejera, se topó con la muerte. La policía localizará a los asesinos, procederá a su detención, serán juzgados y cumplirán condena. Es verdad que fallaron las medidas de seguridad, es cierto que no se cumplieron los protocolos, pero tenemos una de las mejores policías del mundo y no me cabe la menor duda de que hará eficientemente su trabajo. La policía tiene su propio ritmo, que no puede ser el del periodismo, tan pendiente siempre de extraer conclusiones que lo expliquen todo en medio minuto.

Por lo demás, lo acontecido el domingo no es ni mucho menos la pelea de cuatro borrachos sino el resultado mortal de un plan diseñado a la perfección con el único objetivo de eludir precisamente todos y cada uno de los controles que suelen establecerse. Sincronizaron sus relojes para pegarse con ramas, sillas, palos... Gracias a Dios sólo hubo un muerto, pudieron ser más. De lo que no quedan dudas es de que si se quiere se puede: Laporta quiso y pudo, Florentino también. Por cierto que algún medio de comunicación, más pendiente de expulsar de la presidencia a Pérez que de otra cosa, ha empleado a los Ultras Sur como arma arrojadiza contra Florentino: ¿Periodistas haciéndose fotos y saltando con los ultras?... Nosotros también debemos reflexionar. No vale todo.

A continuación