El penúltimo raulista vivo

El Barça que agasajó a Franco se alía ahora con los golpistas del 1-O

De tanto repetirlo acabarán por creerse sus propias mentiras. El otro día, en El Transistor de Onda Cero y a raíz del comunicado del Barça a favor del golpe de Estado que se está perpetrando en España en estos momentos, el periodista Ernest Folch dijo que el equipo catalán siempre se había posicionado en temas que tuvieran que ver con Cataluña, "durante y después del franquismo". Después del franquismo, una vez muerto el dictador, sí se ha posicionado el Barça, pero... ¿durante? ¿El Barça se posicionó durante el franquismo? ¿En serio? ¿A favor de las libertades y en contra de Franco? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Quién?... Es, por supuesto, falso de toda falsedad: durante el franquismo, el Fútbol Club Barcelona tragó como los demás, e incluso me atrevería a decir que un pelín más que el resto puesto que agasajó al dictador, le condecoró, fue a visitarlo al Pardo y se benefició de sus dádivas. Una vez muerto y enterrado Franco bajo una losa que pesa 1.500 kilos, el Barça se revolvió contra su benefactor.

La batalla por las palabras va a ser terrible, la futbolística fue un juego de niños comparada con la que se nos avecina. Pero, como dije el otro día en El Primer Palo, no les podemos dejar mentir. Mienten cuando repiten eso de que el Barça alzó la voz durante el franquismo, es falso. Y mienten ahora cuando insisten en repetir que están del lado del pueblo catalán y que defienden la libertad de expresión. Libertad de expresión la tienen toda, hasta el punto de que ya ni siquiera llame demasiado la atención el hecho de que un ex director general del Fútbol Club Barcelona dijese en su día que los españoles éramos unos chorizos por el simple hecho de ser españoles. ¿Del lado de qué pueblo catalán están?... Evidentemente están del lado del pueblo catalán separatista. ¿Y no acaba la Fiscalía de presentar una denuncia por sedición por los altercados alentados por la Asamblea Nacional Catalana y Ómnium durante la Operación Anubis? ¿Y no se posicionó el Barça del lado de los detenidos en el transcurso de dicha operación?... Pues entonces, queridos amigos, el Barça está del lado de la sedición y en contra de todos los catalanes que se sienten españoles y no quieren independizarse saltándose a la torera la Constitución.

No hay que tener miedo de las palabras. Al ladrón le llamamos ladrón, al violador, violador, y al que perpetra un golpe de Estado contra la ley, la Constitución y la democracia tenemos que llamarle por su nombre, o sea golpista. En concreto el delito de sedición está recogido en el artículo 544 y siguientes del vigente Código Penal, y castiga con penas de hasta 15 años de cárcel a quienes se alcen pública y tumultuariamente para impedir por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las leyes; este delito es ampliable a quienes participen en la proposición para la sedición. Está más claro que el caldo de un asilo, otra cosa bien distinta es que el Estado golpeado, el Estado violado, el Estado zarandeado prefiera mirar, como siempre, hacia otro lado. Y, en el caso de Barça (y también Girona) otra cosa es también que el secretario de Estado para el Deporte, la Liga de Fútbol Profesional, el Comité Olímpico Internacional y la federación de Villar, que ahí sigue, prefieran cantar "Rascayú, cuando mueras que harás tú" mientras se perpetra el delito justo delante de sus santísimas narices.

A continuación