El penúltimo raulista vivo

El ausente más presente que conozco

Los lectores de este blog saben perfectamente lo que pienso acerca de un segundo mandato de Florentino Pérez y, al contrario de lo que cree la inmensa mayoría, yo no tengo tan claro que se vaya a presentar otra vez. Por otro lado, si ya tuviera decicido no hacerlo, ¿a santo de qué retrasar por más tiempo el anuncio de su decisión?... Si por algo se caracteriza precisamente F.P. es por ser un hombre muy bien informado y le supongo conocedor de todo lo que se está montando a su alrededor. Es, sin quererlo o acaso queriéndolo, el indudable protagonista de esta precampaña electoral que va a durar seis largos meses, casi tantos como duró la batalla entre Barack Obama y Hillary Clinton para llegar a la otra casa blanca. No veo a Florentino jugando, aunque sea a eso justamente, a jugar al fútbol ficción, a lo que nos aboque él con su silencio. Juguemos pues y pasemos un rato divertido mientras él ordena sus cosas.
 
Como ven, yo mismo nado en un revuelto mar de dudas y anoche llamé a Emilio Butragueño, que trabajó codo con codo con el ausente más presente que he conocido jamás en toda mi vida, para que me dijera si piensa que sería un buen candidato y, si los socios lo decidieran así, un mejor presidente para el Real Madrid. Ya conocen al buitre, hace más requiebros fuera del terreno de juego de los que hacía dentro de él, pero al menos se ratificó en lo dicho hace cuatro años: transcurrido el tiempo sigue creyendo a pies juntillas que es un "ser superior". Preguntado por si piensa que sería capaz de repetir el "caso Figo" con Messi, Butragueño me amagó por la izquierda y acabó yéndose por los cerros de Úbeda, en la provincia de Jaén, aunque quise deducir de sus palabras que sí sería capaz de fichar al argentino si lo considerara estratégicamente importante para el club.

Lo cierto y verdad es que, con o sin motivo aparentemente justificado, incluso estando ausente es capaz  Florentino de meterle mucho miedo al personal. Desde el 3 de julio de 2006 se lo tuvo Calderón, y por eso a nadie ha de extrañarle que Joan Laporta se deshaga ahora en elogios públicos, (otra cosa bien distinta es lo que haga en privado) hacia la sin par gestión de su amigo Ramón. ¿Por qué?... Porque el presidente del Barcelona ha heredado el miedo del ex presidente del Real Madrid. Y siendo cierto que el Barça va a ganar la Liga con una facilidad pasmosa, y siéndolo también que la distancia con respecto al Madrid no sólo no mengua sino que podría crecer, yo sí noto excitado al madridismo con el simple hecho de que en la ciudad condal teman la llegada de Florentino y sus posibles consecuencias. Laporta votaría por Calderón. ¿A quién elegirían los socios?
A continuación