El penúltimo raulista vivo

Doukouré y la posverdad

En una entrevista concedida a The Telegraph, Mourinho se pregunta en voz alta lo siguiente: "¿Te imaginas que hago yo lo que hizo Simeone?" Lo que hizo Simeone fue llevarse la mano al escroto después de un gol del Atleti, lo que ha provocado la apertura de un expediente informativo por parte de la UEFA, hecho con el que, al parecer, está muy indignado el club colchonero. Y digo "al parecer" porque a las cinco de la tarde el último tuit de la cuenta oficial del Atleti hacía referencia a un acto promocional de Telefónica, el anterior recogía imágenes del partido contra el Villarreal, el anterior recordaba de nuevo la última victoria liguera, en el anterior se pedía a la afición que animara al equipo femenino y en el anterior se sugería que el Real Madrid había sido beneficiado en su partido contra el Levante y se apelaba a La historia interminable.

Con todo esto quiero volver a repetir que el departamento de comunicación del Atlético de Madrid se toma muchas molestias, yo creo que demasiadas, en atacar al Real Madrid, y sin embargo muy pocas en defender a su propio entrenador, cuestión ésta que, insisto una vez más, puede estar en la raíz de la diferencia que hay entre un club y otro. Pero, y volviendo al principio, a mí sí me gustaría responder a Mourinho, aunque la suya sea una pregunra evidentemente retórica puesto que conoce la respuesta de antemano: si tú hubieras hecho lo que hizo el otro día Simeone, las aguas se habrían convertido en sangre, habría caído sobre ti una plaga de ranas y luego otra de piojos, te habrían salido úlceras por todo el cuerpo y una lluvia de granizo y de fuego habría asolado Setúbal. Y no por tratarse de ti, Mourinho, no, sino porque el simple hecho de que tú fuiste entrenador del Real Madrid.

El domingo por la noche, el futbolista marfileño Cheick Kader Doukouré golpeaba violentamente al aire, que es de todos y no sólo del Real Madrid, rozando a Casemiro dentro del área, lo que supuso que el árbitro pitara penalti. Doukouré salía, efectivamente, cojeando de dicha jugada, y ayer el Levante confirmaba los peores presagios, o sea que el futbolista se había roto el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. Casemiro no golpeaba a Doukouré sino que era Doukouré quien lanzaba una patada a Casemiro y, aunque golpeaba al aire rozando al jugador brasileño, tenía la mala suerte de lesionarse de gravedad. ¿Qué tienen que ver el Real Madrid o el futbolista del Real Madrid en la lesión del jugador marfileño del Levante? Pues nada, no tienen nada que ver. ¿Por qué deberían llamar el Real Madrid o el citado Casemiro a Doukouré para interesarse por él? Por nada, no deberían llamarle por nada. ¿Acaso han llamado desde el Levante, y ya que estamos con la comparación, por ejemplo a Llorente para interesarse por él? Pues no, no lo han hecho. ¿Y por qué no ha llamado el Levante a Llorente? Pues simple y llanamente porque no tiene por qué hacerlo.

Pues bien: hoy, a la salida del entrenamiento del Levante, un periodista le ha preguntado a Doukouré si le había llamado Casemiro y su respuesta ha sido: "No, no me ha llamado nadie del Real Madrid. Hay gente que te ayuda mucho y otra que bueno...". Si Doukouré hubiera dicho "no me ha llamado nadie del Real Madrid porque nadie del Real Madrid tiene que llamarme porque ningún jugador del Real Madrid ha tenido nada que ver en mi lesión y porque quien tiene que llamarme e interesarme por mí es mi club, que es el Levante", no habría pasado nada, pero claro, Expaña es Expaña y la noticia de que el diabólico Real Madrid Club de Fútbol que se come a los niños por los pies había cometido la felonía de faltar al respeto a Doukouré no interesándose por él ha dado la vuelta al mundo...

Es mentira, claro. Yo sigo sin comprender por qué el Real Madrid, que no recibe más que insultos y vejaciones por parte de todo el mundo, tiene que ocuparse de los demás, pero el caso es que lo hace. El Real Madrid se puso en contacto con el Levante para pedir el teléfono de Doukouré, le pusieron inmediatamente un mensaje al futbolista autolesionado y hoy mismo le han llamado tanto Emilio Butragueño como el propio Casemiro. Y aunque yo no lo entienda, porque tampoco tengo que entenderlo, es al parecer el comportamiento caballeroso que el vigente campeón europeo y mundial tiene con todos los futbolistas. Con todos. Y de todos los equipos. Entretanto, y después de que durante 12 horas la noticia que no era noticia haya sido que el Real Madrid, que no tuvo nada que ver con la lesión de Doukouré, había sido tan poco respetuoso con el futbolista como para no interesarse por su estado de salud cuando en realidad no sólo se ha interesado sino que ha recibido la llamada del director de relaciones institucionales del club y del futbolista Casemiro, que es, por cierto, una llamada que jamás recibirán ninguno de los socios del club blanco, que son sus dueños, sigue circulando por ahí casi en absoluto silencio un irrespetuooso y bravucón vídeo del Barça acerca de la semifinal de mañana que corrobora que sí, que el Ministerio de Asuntos Exteriores del independentismo es la mejor marca posible de la peor España que uno recuerda. Tú sabes qué habría pasado si hubieras hecho el gesto soez de Simeone, Mourinho, y por eso saliste corriendo de aquí. Ya no es doble vara de medir, Mou, ahora es quíntuple. Si te hacen una oferta de la Premier, acéptala. Por tu bien, no vuelvas.

A continuación