El penúltimo raulista vivo

Doscientos goles, ¡bah!

Esto ya no es lo que era, hoy doscientos goles en la Liga española de fútbol los marca cualquiera. Ahí está, sin ir más lejos, el caso de Telmo Zarra que los superó con creces, llegando a los doscientos cincuenta y uno. Y, a fin de cuentas, ¿quién era Zarra? Estoy seguro de que yo mismo, si me pusiera a ello, superaría los doscientos goles en la Liga. Ojo, empezando ahora, que ya cumplí los 45. Porque vamos a ver, seamos serios de una vez, que aquí todo nos lo tomamos a broma y me estoy empezando a cansar: al fin y al cabo, ¿qué son doscientos goles? ¿alguien se ha parado a pensarlo un momento?... Tal y como yo lo veo, el verdadero mérito de marcar doscientos goles en la Liga lo tendría alguien que no se dedicara sólo a jugar al fútbol, un bombero, un maestro de escuela, un dependiente de una tienda de ultramarinos que por la mañana sirviera banderillas y aceitunas gordales y por las tardes persiguiera el récord de Zarra. Pero, ¿un futbolista profesional? ¿qué mérito tiene si sólo se dedica a eso?

Pero, tal y como decía al principio, esto de marcar goles en la Liga española está muy desprestigiado. No hace falta más que echarle un rápido vistazo a la clasificación de máximos goleadores históricos para darse cuenta de que lo que digo es una verdad como un puño. Primero, Telmo Zarra, bueno, bien, vale, pasable... Pero, ¿a qué no saben quién aparece segundo?... ¡Hugo Sánchez!... Sí, sí, aquel de las volteretas que no hacía más que colocarse el pelo y lo que no era el pelo. Habrase visto semejante desfachatez. ¡Pues no marcó doscientos treinta y cuatro goles! Se creerá muy macho. Por lo demás, el resto de la clasificación está copada por jugadores anónimos, gente sin nombre en el fútbol mundial. Por poco mérito que tengan, Zarra y Hugo todavía eran conocidos, pero ya me dirán ustedes cómo le explico yo a gente seria y sensata que los siguientes en el ranking son Alfredo di Stéfano (227), César Rodríguez (226), Quini (219), Pahiño (210) y... ¡Raúl González Blanco con los doscientos!

Está visto que este chico sólo quiere llamar la atención, menudo ególatra. Pues no dijo el otro día que él quería igualar a Gento... Tengo que reconocer que he criticado mucho a Luis Aragonés por su decisión de no convocar al capitán del Real Madrid, pero ahora lo entiendo todo: ¿cómo va a llevar el seleccionador a un jugador que ayer marcó su gol número doscientos en una Liga tan fácil como la nuestra? Hoy a doscientos llega cualquier zote. ¿No marcó Santillana 186? ¿Y qué hacía Santillana, ustedes lo recuerdan?... Tirarse todo el día dando saltitos: un saltito, otro saltito, otro más... ¡Lo difícil es que no cazara ninguna! ¿Y Ferenc Puskas? ¿Qué me dicen de Puskas? Dicen que marcó 156, pero ¿qué defensas había entonces?... Nada de nada, monjitas de la caridad comparados con lo que hay ahora... ¡Me habría gustado ver cómo se zafaba Puskas del marcaje de Vinnie Jones! ¡Anda, trata de amagarle si te atreves! Doscientos goles, ¡bah!... En la Liga es muy fácil pero, ¿por qué no los mete en un Mundial?
A continuación