El penúltimo raulista vivo

Dos renovaciones sinfónicas

Nadie, al menos yo no, pensaba que la renovación de Xabi Alonso iba a ser tan complicada como al final ha sido. Y, salvo que el jugador se haya inclinado por el "sí" en la última semana, no veo sinceramente la diferencia entre anunciar la decisión antes del 31 de diciembre, fecha a partir de la cual Alonso podía ya negociar oficialmente con quien quisiera, o después del 1 de enero. Yo creí que, puesto que no había dicho nada en 2013, Xabi no seguiría y se iría a otro sitio, pero Enrique Marqués adelantó el lunes en Tiki Taka que en el club eran más optimistas y que habría resolución en siete días y el acuerdo se oficializó ayer. Es una buena noticia para el Real Madrid, muy buena, y también lo es para el jugador.

Otra cosa distinta es que nadie pueda decirme a ciencia cierta por qué se ha retrasado tanto el asunto. ¿No se encontraba Xabi bien físicamente? ¿Le sentó mal que ficharan a Illarramendi como paso previo a su jubilación? ¿Ha querido el jugador hacerse valer? ¿O era un motivo simplemente económico? ¿O era una mezcla de todo?... Ni la más remota idea. Supongo que Alonso desvelará mañana en rueda de prensa el motivo o motivos por los cuales no lo tenía claro... y de repente lo tuvo. Futbolísticamente hablando me alegro un montón de la continuidad de Xabi, que siempre me ha parecido un jugadorazo, que es un tipo serio, que no toca las narices con fotitos vía Twitter ni habla a través de Facebook o Instagram sino sobre el terreno de juego y que, por si todo lo anterior no fuera suficiente, además es mourinhista. A lo mejor Mou ha tenido algo que ver en su confusión mental, no lo sé.

Coincide en el tiempo la renovación de Alonso con la de Sergio Rodríguez. Al Chacho ya le estaban tocando canciones de amor desde la NBA y, aunque el interés por parte de otros clubes era cierto y amenazante, a diferencia del caso Alonso de este otro asunto no se ha sabido nada y las negociaciones se han llevado en absoluto silencio y con gran discreción. Xabi renueva por dos años más mientras que Sergio, el base más en forma de Europa en estos momentos, lo hace hasta 2018. Notición para el equipo de fútbol y también para el de baloncesto. Xabi y el Chacho se quedan en el mejor club del mundo, el primero para buscar la Décima y el segundo para conseguir la Novena. Dos renovaciones sinfónicas.

A continuación