El penúltimo raulista vivo

"Diez días con Ramón Calderón"

Para ser del todo justo, estoy convencido de que una de las promesas electorales que hizo Ramón Calderón durante la campaña, al menos una, tiene que estar cumpliéndola a rajatabla. Aseguró que no se entrometería nunca en la parcela deportiva, que llevaría en solitario Pedja Mijatovic, y tengo para mí que debe estar cumpliéndolo, más que nada porque no sé yo cómo podría sacar don Ramón el tiempo libre imprescindible para ocuparse del tema deportivo de un club de fútbol que, tal y como han consensuado todos y cada uno de los especialistas e historiadores, et considerado precisamente como un deporte desde el año 1863, fecha en la que se escindió del rugby y se creó la Football Association.

Hoy por hoy, no sé por qué, tiene mala prensa y no resulta políticamente correcto eso de que el presidente de un club de fútbol se inmiscuya en el fútbol. ¿Para qué le eligieron entonces los socios? ¿Para no inmiscuirse? Yo creo que Florentino Pérez, a quien acusaban incluso de hacer las alineaciones, se metió más bien poco, tendría que haber profundizado bastante más. Ahí está, sin ir más lejos, el caso de don Santiago Bernabéu, que metió el bisturí hasta la epiglotis, lo hizo casi todo él y puso las bases del que, medio siglo después, sería considerado por la FIFA como el mejor club de fútbol del siglo XX. El problema no es que el presidente intervenga, el problema es que el presidente sepa.

A lo que íbamos. He tenido ocasión de ver en Real Madrid Televisión un programa llamado "Diez días con Ramón Calderón" y, en el transcurso del mismo, he contado, así, por encima, sin dejarme tampoco las cejas en el intento, hasta diecinueve abrazos. A saber: Pedja Mijatovic, Joan Laporta, José María Gutiérrez "Guti", Michel Salgado, Ruud van Nistelrooy, Fabio Capello, Arancha Sánchez Vicario, Rafa Nadal, un señor que no conozco y que pasaba por allí, Carlos Alonso Santillana, Amancio Amaro, Francisco Gento, Alfredo di Stéfano, Ginés Carvajal, Jorge Valdano, Jenaro Díaz, Alex Mumbrú, Felipe Reyes, Gigi Becali y un gaitero. De las fotos perdí la cuenta.

Ustedes podrán pensar que son pocos abrazos para diez días, pero ya digo que están todos los que son, aunque no son, ni de largo, todos los que están. Y, contando con el hecho físico de que don Ramón tiene que dormir, comer y asearse, tampoco le queda mucho más tiempo libre. Porque, entre abrazo y abrazo, entre autógrafo y autógrafo, habla con el As, atiende a City FM, charla, naturalmente, con Real Madrid Televisión, asiste a un desayuno en la Agencia Efe, acude al plató de Tele Cinco y se marcha a Oviedo a la entrega de los premios Príncipe de Asturias. Ya podrá ocuparse Mijatovic del fútbol por el bien del Real Madrid, ya, porque el presidente del club no da a basto. Entretanto contratan a un relaciones públicas ya se ocupa él. Parece que le ha cogido el gustillo.

A continuación