El penúltimo raulista vivo

Desterrado de la historia por el Photoshop

El otro día se organizó una buena en el primer entrenamiento del Barcelona en la Masía. Existía tanto interés entre los aficionados culés por ver por primera vez en acción a los cuatro fantásticos que estos aguantaron estoicamente tras las rejas hasta que el empleado del club decidió abrirlas de golpe y porrazo. La montonera fue de escándalo y me recordó mucho a las películas de catástrofes del estilo de El coloso en llamas o Terremoto. La cosa, afortunadamente, no pasó a mayores, y entonces la tensión de los aficionados, aliviada al fin después de una carrerita hasta el campo de entrenamiento, se transformó en auténtica ansiedad entre los fotógrafos de prensa por recoger una imagen, la primera en España, en la que pudiera verse juntos a Eto'o, Henry, Messi y Ronaldinho.

La foto histórica la consiguió el diario Sport y, bajo el llamativo titular de "¡Juntos!", fue la portada del periódico al día siguiente. Pero el blog La libreta de Van Gaal acaba de pillar al diario barcelonista en un renuncio. Efectivamente Eto'o aparece con los brazos en jarras y la mirada perdida en el horizonte, probablemente cogiendo aire después del último ejercicio físico. Henry, el nuevo, displicente y como si estuviera esperando el autobús, apoya su pie derecho en un balón. En el centro, más adelantado, dando a entender quizá que ya ha llegado su hora, a punto de lanzar un libre directo imaginario, está el gran Messi, el mejor futbolista del mundo. Y por fin, a su izquierda, Ronaldinho, el jugador que ha hecho grande al último Barça, coloca delicadamente la puntera de su bota derecha sobre otro balón. La fotografía sería perfecta si no fuera por un insignificante detalle y es que, entre Messi y Ronaldinho, estropeándolo absolutamente todo, haciendo añicos el instante mágico de una fotografía llamada a pasar a la historia del barcelonismo, aparece Oleguer Presas.

Probablemente lo más fácil habría sido gritarle desde la grada: "¡Eh, tú, Oleguer, quítate de ahí hombre! ¿Pero es que no ves que me estás estropeando la foto?", pero eso habría espantado a las otras cuatro piezas o, algo mucho peor, llamaría la atención del resto de fotógrafos. No descubro nada nuevo si digo que Oleguer está ahí por lo que está. ¿Alguien se imagina la reacción de Joan Laporta al día siguiente después de la escenita? De los cinco, Oleguer es sin duda alguna el único que sabe catalán; es más, me atrevería a aventurar que es el único que sabrá catalán. Sport hizo lo que Stalin con Trotski y desterró a Oleguer de la historia con el mismo Photoshop que algunas estrellas de Hollywood emplean para eliminar las cartucheras y borrar las patas de gallo. Otro ataque más al nacionalismo catalán. Ya veo a Carod pidiendo el cese inmediato de Casanovas.

A continuación