El penúltimo raulista vivo

Desprestigiando al Geta

Lo primero que convendría decir del spot publicitario de captación de socios puesto en marcha por el Getafe Fútbol Club es que es realmente malo, visualmente muy mediocre, en absoluto original y, en lo que atañe a la "interpretación" de los cinco o seis colegas del barrio reclutados para salir en pantalla, probablemente denunciable ante el Actors Studio. La agencia, cuyo nombre se me ha olvidado, sigue una senda, peligrosa desde mi punto de vista, cuyo fin último consiste en provocar porque sí, levantando una polémica inexistente y dejando en segundo plano el objeto publicitado. ¿Logrará más socios el Getafe tras esta campaña? Lo dudo. Es más, después de semejante bodrio, lo más probable es que del Getafe se descuelguen muchos socios que hayan podido sentirse ofendidos en sus creencias más profundas.

Por otro lado, la realidad que nos presenta este spot es tristísima. "Primero por mi equipo" es la absurda frase con la que finaliza el anuncio. Debe ser que el equipo tiene que estar por encima de todo, por encima de Dios, de la familia, de los amigos... En este futuro orwelliano, bastante similar por cierto al desalentador panorama descrito en 1984, el Gran Hermano es sustituido por el equipo de fútbol y supongo que el directivo te vigilará constantemente con la única misión de que pagues el abono, compres la camiseta del último crack, veas los partidos por pay per view y animes a tus ídolos como un niño bueno. En suma, un mundo de auténticos desgraciados.

Supongo que Ángel Torres, a quien le gusta aparecer en el bautizo disfrazado de niño, vestirse de novio cuando asiste a una boda, pintarse de muerto en el entierro y disfrazarse de mosca cojonera en el fichaje de Bernd Schuster, habrá dado el visto bueno a la emisión del spot. Ya lo decía Oscar Wilde, un tonto nunca se repone de un éxito. Prefiero pensar, ingenuo de mí, que a Torres le han estafado. Si la finalidad de la campaña era ofendernos a los católicos, lo ha conseguido. Al menos en mi caso. Enhorabuena. Y, según los últimos datos del CIS, en España somos 35 millones de católicos, aproximadamente un 80% de la población. Al equipo del Getafe ya le publicitaron sobradamente Abbondanzieri con sus paradas, Güiza con sus goles, Alexis con su contundencia y Casquero con su inteligencia. Si Torres fuera inteligente, retiraría el anuncio. Y si los dueños de la agencia fueran listos, contratarían a un par o tres de creativos. Porque el Geta, después de sus gestas deportivas, no se merece que le desprestigien en sólo treinta segundos.

A continuación