El penúltimo raulista vivo

Dentrando atrás del primero

No volveré a opinar sobre la influencia de la altura en un partido de tenis. No soy profesional, pero Fernando Verdasco (nº 9 del ranking de la ATP) y Feliciano López (nº 33) sí lo son y ambos creen que la altura no influye tanto como asegura la National Aeronautics and Space Administration. Cuando menos se podría decir que existe división de opiniones. Pero insisto en que no volveré a repetir lo mismo que ya dije hace tiempo, o sea que lo de la altura, la bajura, la anchura y la finura es una milonga del estilo de la del solitario que tan bien cantaba Jorge Cafrune: "ninguno ha de pensar que vengo en son de revancha, no es mi culpa si en la cancha tengo con qué galopear. El que me quiera ganar ha de traer buen parejero, yo me quitaré el sombrero porque así me han enseñao y me doy por bien pagao dentrando atrás del primero". Si me dan a elegir entre cinco Ensaladeras, cuatro Mundiales, tres Eurocopas, cinco Champions League y siete Eurobasket y mi libertad para expresarme libremente, yo me quedo sin pensarlo ni un segundo con la última.

Por eso esta vez me quedo con Verdasco. Porque lo único que ha hecho el número 9 del ranking mundial de la Asociación de Tenistas Profesionales, que algo sabrá del asunto este de la raqueta, es dar su opinión. Y la comparto plenamente. Madrid era candidata a acoger la final de la Copa Davis. La verdad es que tampoco comprendo demasiado bien la candidatura puesto que si la altura fue tenida en cuenta antes como uno de los factores esenciales para descartar a la capital de España, salvo que las zanjas que ha abierto Gallardón de norte a sur y de este a oeste de la ciudad hayan provocado un ligero hundimiento, el argumento para volver a rechazarla (al menos con este grupo de jugadores) sería exactamente el mismo que en el pasado. Lo que ha dicho Fernando es que, puesto que Madrid se iba a volver a quedar sin Copa Davis, lo mejor para evitar más chascos sería retirarla antes de tiempo.

Hay quien asegura que, al decir que los tenistas tienen que dedicarse a jugar y no a opinar, Rafa Nadal ha puesto el punto de cordura. No puedo estar más desacuerdo. Otros ya dieron su opinión acerca de concederle a Madrid la final de la Copa Davis, entre ellos David Ferrer: "Todo el equipo prefiere jugar al nivel del mar, pero esto no quiere decir que Madrid esté vetada". ¿No quiere decirlo? ¿Y entonces qué quiere decir exactamente eso de que todo el equipo prefiere jugar al nivel del mar?... Estas declaraciones de Ferrer fueron realizadas el 20 de septiembre en Torre Pacheco, Murcia, y por más que he rebuscado por todos sitios no encuentro por ningún lado una respuesta de Nadal parecida a la que le ha dado ahora a Verdasco. ¿Es cierto que los tenistas sólo tienen que dedicarse a jugar al tenis?: "Estoy molesto. Esto es de locos. Me parece que estos controles antidopaje por sorpresa son anticonstitucionales" (declaraciones de Rafael Nadal, tenista, el pasado 30 de mayo a propósito de las nuevas normas impulsadas por la Federación Internacional de Tenis y la Agencia Mundial Antidopaje). Rafa tenía razón hace cuatro meses y Fernando tenía razón hace cuatro días. Y yo me doy por bien pagao dentrando atrás del primero.
A continuación