El penúltimo raulista vivo

Del Tottenham de Kane... al Barça de Leo Messi

Pep Guardiola y Mauricio Pochettino, iconos de Barça y Español respectivamente, acaban de tener un encontronazo verbal a propósito del fútbol del Tottenham, el equipo inglés que entrena el técnico argentino y que esta noche (parece que, por fin, lluviosa en Madrid) visita el estadio Santiago Bernabéu. Hace tiempo que Guardiola, refiriéndose a José Mourinho, dijo aquello de que, en la sala de prensa, el portugués era "el puto amo", pero no, de eso nada, el verdadero amo es Pep. Pep es el amo de las medias verdades, el amo de las pataditas por debajo de la mesa, el amo del vitriolo taimado. A Mourinho se le ve venir desde un kilómetro de distancia mientras que con Guardiola te cruzas cuando ya lo tienes encima y con la guardia baja. Eso le acaba de pasar a Pochettino.

La refriega de esta vez, ante la que Guardiola se ha mostrado, como siempre, sorprendidísimo e indignadísimo, vino a propósito del tratamiento despectivo y con aires de superioridad con el que el técnico del City se refirió al juego practicado por el Tottenham, que, para no aburrir demasiado, diré que simplificó hasta el ridículo referiéndose a él como "el equipo de Kane". Kane es, indiscutiblemente, el líder del equipo que entrena Pochettino, pero el Tottenham tiene más cosas, que a Guardiola se le olvidaron como también se le olvidaron, por ejemplo, en su día cuando se refirió al Real Madrid como "un equipo de atletas". Pochettino, claro, respondió y dijo algo que todo el mundo tiene en la cabeza: "Yo nunca dije que su Barça fuera el de Messi", y Guardiola, que es muy teatrero, fingió un cabezado del entrenador rival y se tiró al suelo: "Me ha decepcionado". Y a llorar.

Mi amigo Petón dice que Guardiola está midiendo a Pochettino porque le teme y porque cree que su equipo será rival serio del City por la Premier. Yo creo que el rival del City va a ser otro y se encuentra en la misma ciudad, en Manchester, pero es posible que con ese no se atreva a llegar a tanto. La respuesta de Pochettino fue gloriosa porque si existe en el mundo del fútbol profesional un equipo que, en los últimos 25 años, haya dependido más de un solo jugador, ése ha sido precisamente el Fútbol Club Barcelona... ¿de quién? ¿De Guardiola o de Messi? ¿Sin Guardiola pero con Leo habría sido tan ganador el Barça? ¿Con Guardiola pero sin Messi habría completado el equipo catalán un ciclo tan exitoso? Pep Guardiola, que además de sibilino es un pelín fanático, no admite ni va a admitir jamás que haya otras formas de entender el fútbol distintas a la suya. Y Pochettino tiene más razón que san Mauricio: si su Tottenham es el de Kane, con mayor motivo aún el Barça de Guardiola era el de Messi.

A continuación