El penúltimo raulista vivo

Del Bosque, la independencia y el abrazo del año

El otro día lancé vía twitter un órdago a la grande: cambiaba Mundiales y Eurocopas por once jugadores que sintieran los colores y que se llevaran la mano al corazón mientras sonaba el himno nacional español. Yo soy así de rarito, qué le voy a hacer. Y hoy, con todo el dolor de mi corazón, me veo en la obligación moral por respeto a mis lectores de ampliar ese órdago a la figura del seleccionador: cambio también un entrenador ganador de Mundiales y Eurocopas por otro que no gane nada pero que tenga las cosas claras. Viene esto a colación por unas declaraciones de Vicente del Bosque en las que afirma que "los catalanes están en su derecho de defender su independencia". Por supuesto que el asunto no va, como quieren hacernos ver siempre que surge un asunto espinoso aquellos que no se mojan ni debajo de la ducha, del derecho de éste o aquel ciudadano a defender sus ideas bajo la cobertura propiciada por un Estado de derecho.

Claro que los independentistas catalanes (no "los catalanes", Vicente, no "los catalanes"; la mayoría de catalanes no quieren la independencia) tienen todo el derecho del mundo a hacer sus proclamas del mismo modo que pueden hacerlo en libertad los defensores del oso panda o los adventistas del séptimo día; pero la cuestión no versa, por supuesto, sobre los derechos universales del hombre o la libertad de expresión recogida en nuestra Constitución sino sobre la oportunidad o inoportunidad, coherencia o incoherencia de que alguien que ha defendido cerca de 50 veces la camiseta de la selección nacional salga ahora pidiendo la independencia de Cataluña. Es imposible estar con Guardiola y con Alfonso Pérez. Es imposible subir y bajar al mismo tiempo. Es imposible agradar a todo el mundlo. Y resulta decepcionante tratar de hacerlo. Lo siento pero yo sí digo lo que pienso y defiendo aquello en lo que creo. Con todas las consecuencias. Y hasta el final.

El otro asunto del día es el abrazo entre Cristiano y Florentino Pérez en el transcurso del acto de la foto oficial del equipo, recogido en portada por el diario As (Prisa) y catalogado por este periódico como de feo al presidente del Real Madrid por parte del jugador portugués. A estas situaciones me refería precisamente cuando escribí que Cristiano se había equivocado y que con su actitud daría tres cuartos al pregonero. Lo único que quiero decir al respecto, además de insistir en que yo no veo el feo por ningún lado y eso que he repasado el vídeo de la jugada más de diez veces, es que el próximo junio hay elecciones a la presidencia del Real Madrid y que el otro día ya desveló José Ramón de la Morena en su programa de la Ser (Prisa) que los posibles candidatos estaban empezando a moverse y que ya se había tanteado a Del Bosque y a Raúl. Otro gallo le habría cantado al club si As y Ser hubieran puesto el mismo empeño en investigar qué pasó durante otras etapas presidenciales que el que a buen seguro van a poner ahora en descabalgar a Florentino Pérez. Y con Florentino a Mourinho.

A continuación