El penúltimo raulista vivo

Del Bosque ha vendido a Casillas por treinta monedas de plata

Al parecer Del Bosque dejó caer ayer que Casillas y De Gea rotarán en la portería de la selección. Que empezara haciéndolo Ancelotti con Iker y con López fue considerado un anatema y suponía la excomunión inmediata. Bastante después de Ancelotti y un poco antes de Del Bosque lo hicieron también Simeone con Moyá y Oblak, el portero más caro de la Liga española, y Luis Enrique con Bravo y Ter Stegen: aquello tampoco llamó demasiado la atención entre los apóstoles de las grandes verdades del fútbol. Recuerdo que, para afearle aún más a Ancelotti su conducta y demostrar que el italiano había perdido el juicio, que no era el Pacificador que se nos había vendido, se rebuscó en la historia para demostrar que aquello lo había hecho poquísima gente antes.

Los mismos que consideraban que la bobería del falso 9 era un aporte trascendental para la vida de millones de seres humanos saltaban como si hubieras insultado a su madre cuando hablabas de poner a un portero en Liga y a otro en Champions. Ojo, en Liga y en Copa sí porque lo hacía Guardiola pero... ¿En Liga y Champions? ¿Nos hemos vuelto todos locos o qué?... Claro que, en contra de Ancelotti y a favor de Simeone y Luis Enrique, siempre podía alegarse que el italiano no alineaba en Liga a todo un campeón mundial y de Europa mientras que en la portería de Atlético y Barça las cosas no estaban tan meridianamente claras. De hecho, un año después, ya sin López en el equipo, el entrenador del Real Madrid decidió tener en cuenta la biografía de Iker, que es inigualable, y entregarle de nuevo la titular indiscutible en detrimento de Keylor Navas, el mejor portero de la pasada Liga junto a Courtois y uno de los mejores del Mundial de Brasil. Y de nuevo las críticas a Ancelotti, que ahora no rotaba, y no a Simeone y Luis Enrique, que sí lo hacían. ¿Alguien lo entiende?...

Y ahora que Iker es titular con el Madrid el seleccionador nacional decide rotar. El historial de Casillas es exactamente el mismo y su contribución a los éxitos de España siguen ahí, inalterables. Pero Del Bosque habla de "transición", que queda más bonito y por eso no es criticable. Y ahora que Vicente ha dado el banderazo de salida ya sí se puede decir claramente que Iker no es el mismo. Y ahora que Ancelotti, criticado hasta hace dos días por no ponerle, al fin le alinea, arreciarán contra él las críticas por hacerlo. Del Bosque utilizó en su día a Iker Casillas para mandarle un mensaje a Mourinho, que le pega mil vueltas como entrenador, y después a Ancelotti, que si no mil sí le pega setecientas cincuenta. Y ahora le ha vendido por treinta monedas de plata. Es simple.

A continuación