El penúltimo raulista vivo

Cuestiones perfectamente tangibles

Me piden cuentas a propósito de la arrolladora marcha impuesta por el nuevo Barça de Cruyfito Guardiola en este arranque de temporada y yo, atento siempre a las necesidades del cliente, vengo aquí, donde corresponde, a darlas. Lo primero que diré es que al final va a suceder que los goles de Samuel Eto'o, uno de los tres futbolistas precipitadamente defenestrados por el jovencísimo y poco experimentado entrenador culé, sí van a acabar por ser tangibles: el camerunés lleva la friolera de nueve goles en ocho partidos, y están ahí, colocados a la diestra del equipo azulgrana, justo en el casillero de "goles a favor"; los goles de Eto'o, retirado prematuramente por Cruyfito, han subido al marcador en todos y cada uno de los partidos y se pueden "percibir de manera precisa", que es exactamente el significado que la Real Academia de la Lengua Española otorga al adjetivo "tangible", del latín "tangibilis".

Como ya habrán podido adivinar, la factura que le paso a Guardiola viene a colación por las surrealistas manifestaciones que, nada más acceder al puesto de entrenador, hizo sobre este y otros jugadores en su primera (¡primera!) rueda de prensa, despreciándoles por encargo de Joan Laporta. Ahí perdió Cruyfito el cincuenta por ciento de mi crédito. Me parece conveniente reproducir aquí textualmente lo que dijo Guardiola acerca de Eto'o: "Estamos contemplando la plantilla sin ellos. El entrenador así lo piensa después de analizar cuestiones de rendimiento y las temporadas que llevan en el equipo, y también cuestiones poco tangibles". Por supuesto que no me voy a quejar por la claridad manifestada en su día por Guardiola; habitualmente los periodistas protestamos porque nadie dice nada y sería contradictorio que yo viniera ahora a afearle su claridad al entrenador del Barça. Pero es ese "y también cuestiones poco tangibles" aplicado a Eto'o, Ronaldinho y Deco el que me tiene a mí en un sinvivir.
 
Guardiola habló del nulo rendimiento y del ciclo finiquitado, hasta ahí bien, pero, ¿qué quiso decir con las "cuestiones poco tangibles"? ¿Se refería a la mala vida de los tres jugadores? ¿A su indisciplina? ¿A la poca profesionalidad?... Si se refería a eso debió decirlo con la misma nitidez que dijo que su rendimiento era bajo o, en su defecto, morderse la lengua y meterse en sus asuntos. Lo digo, más que nada, porque Eto'o aún puede reivindicarse en el Barcelona con sus goles, pero otros ya no están en el equipo y no pudieron defenderse con su fútbol. Por penúltimo: no me sorprende que haya ahora quien pretenda colocar en el "haber" de Cruyfito la "recuperación" de Eto'o, pero es que yo agoté hace tiempo mi capacidad de sorpresa y ya ni siquiera me llevo las manos a la cabeza cuando me entero de que el Seminario Permanente sobre Migraciones Internacionales y Extranjería le ha solicitado al Huesca que retire la cruz roja de San Jorge de sus camisetas porque puede contravenir la normativa antiviolencia de la FIFA. Y por último: hablaremos del juego del nuevo dream team cuando toque, y eso será después de los partidos contra Real Madrid, Sevilla o Villarreal, por poner sólo tres casos. A lo mejor resulta que el Basilea de Gross era el Milan de Sacchi, y ni Arrigo ni yo (ni el propio Christian) teníamos conocimiento de ello.  

A continuación