El penúltimo raulista vivo

Cuatro frescas

1) Ya sabemos que habrá que esperar hasta mayo del año que viene para que el gran pensador, gurú y filósofo andaluz José María del Nido rebaje cual Moody´s, dependiendo de cómo haya quedado al final su Sevilla en la clasificación general, la calidad de la Liga. Para lo que no hace falta esperar un embarazo es para certificar que el líder de la revolución que acabó en nada es más cutre que la versión española de Cheers, y que me perdone Resines. El "olvido" en la página web oficial de su club de que el Betis lidera la Primera División pasará sin duda a los anales del cainismo más rancio, casposo y pueblerino. ¡Menudo Danton!

2) No soy de los que piensan que el entrenador del Real Madrid, por el mero hecho de serlo, no pueda defenderse y dar su versión de lo publicado. José Mourinho es una bendición para el periodismo deportivo español porque es una máquina perfectamente engrasada para dar titulares y cuando mueve los labios no salen de su boca las mismas aburridísimas frases de siempre. Valdano, que crió hace tiempo fama de persona objetiva y sensata, asomó el otro día la cabecita por la Ser y Mourinho ejerció de Cristóbal Polichinela. Bien por Valdano que expresó libremente su opinión. Mejor por Mourinho que sigue dentro del club y no dejó pasar la ocasión de ponerle en su sitio.

3) El Tigre Falcao no es ninguna sorpresa. Supongo que deberá pasar algún tiempo antes de que deje de identificar su nombre con el del mítico futbolista de Brasil, pero el Atlético de Madrid fichó sobre seguro cuando se fijó en el goleador colombiano para sustituir al Kun. Este equipo tiene una pinta tan estupenda e ilusionante como inesperada puesto que era difícil prever que, tras la fuga de Agüero, De Gea y Forlán en el mismo año, la dirección deportiva sería capaz de suturar tan rápidamente las heridas y recomponer un equipo competitivo. Bien por Caminero. Por fin estoy de acuerdo en algo con Guardiola: ¿Por qué no va a poder ganar el Atleti esta Liga ex bipolar?...

4) No habrá sorpresas esta tarde y los socios del Barcelona ratificarán el acuerdo con Qatar Foundation. Como decía Groucho Marx: "Estos son mis principios; si no le gustan, tengo otros". Hay algo que, por mucha tinta de calamar que traten de echarle encima al asunto, no tiene vuelta de hoja: este Fútbol Club Barcelona de la Pujola que se niega a publicitar por el mundo el nombre de España no vaya a ser que le salgan sarpullidos, no tiene sin embargo empacho a la hora de aceptar 165 millones de euros de un régimen que pisotea los derechos humanos más elementales. ¿He oído por algún lado modelo o es el tintineo de los petrodólares?... ¿Escuela de vida dices?... Yo me quedo con mi toro Ratón y mi manola Lola.

A continuación