El penúltimo raulista vivo

Cuando las cosas van mal: Morata, James y... hasta Mariano

Cuando las cosas van mal, como es el caso del actual Real Madrid, incluso un entrenamiento suspendido por la nieve se puede transformar sobre la marcha en una bomba de neutrones. Los jugadores pueden entrenar perfectamente en el gimnasio de su casa, en silencio, sin que nadie lo sepa, o pueden entrenar y colgar la foto como hicieron Cristiano y Benzema. O, como tercera opción, pueden no entrenar. Si, como nos sucedió al resto de ciudadanos, los futbolistas y el cuerpo técnico madridista tenían muy complicado el acceso a las instalaciones de Valdebebas, ¿qué debía hacer Zidane? ¿Exponer a sus jugadores a un accidente? ¿Y por qué? ¿Por una cuestión de imagen? ¿Por el "qué dirán"? ¿Alguien piensa de verdad que el desorden del equipo que se vio el otro día en Valencia ante el Levante es fruto de una flexión más?

Estamos a medio minuto de que alguien aparezca en la rotonda sujetando una pancarta en la que se lea eso de "Más cojones y menos millones". Es como lo de los "ex": si las cosas fueran bien nadie se habría acordado de Pepe, James o Morata, de hecho del primero, que es probablemente el que más falta le haría ahora mismo al equipo, sigue sin acordarse absolutamente nadie, pero como las cosas no van bien están en nuestra memoria... si a ellos les va bien a su vez, y me explico. El arranque de Alvarito Morata fue espectacular pero para medir la influencia de un jugador no te puedes quedar con 3 meses sino, al menos, con 3 años; el arranque de Morata, como digo, fue de caballo y su parada ha sido, y todo sea dicho con el más absoluto de los respetos, de burro. Está claro que las lesiones han tenido que ver en el decaimiento de Álvaro pero, como le pasó a Buffon cuando el 9 militaba en la Juve, Conte ya estaba anteriormente inquieto con la cabeza del jugador, hasta el punto de que le acaba de traer competencia, en concreto la de Giroud, un veterano de la Guerra del Vietnam.

Y ahora, con Morata a 11 goles de Salah, 7 de Agüero, 4 de Sterling, 2 de Vardy y Lukaku y 1 de Firmino, ya nadie se acuerda de Álvaro, se dice incluso que puede peligrar el Mundial para él y las miradas se centran en... James. El colombiano es un fantástico jugador que protagonizó una primera temporada excepcional en el Madrid y después firmó dos años muy mediocres, con detallitos de la inmensa clase que atesora. Con él repito lo mismo que con Morata: para comprobar su impacto en el Bayern de Munich habrá que esperar al menos 3 temporadas. También, de repente, se le empiezan a hacer reportajes a Mariano, a quien se ninguneó periodísticamente hablando cuando era el suplente del suplente de Morata. Mariano ha marcado 14 goles con el Lyon, que no es el Chelsea ni, desde luego, el Bayern, y de él empiezan a recordar su nombre... cuando las cosas van mal, por supuesto.

A continuación