El penúltimo raulista vivo

Cualquier Raúl de España

La excusa del jueves para no llevar a Raúl a Dinamarca era que Luis Aragonés no quería hacerle el feo de dejarle sentado en el banquillo. Pero, ¿cuándo ha exigido la titularidad el capitán del Madrid, en qué momento lo hizo, quién estaba de testigo cuando lo pidió? Que lo explique el seleccionador o que sus cortesanos callen para siempre. La excusa del sábado para no llevar a Raúl a Dinamarca, diferente a la del jueves, era que Luis quería protegerle de un posible revés; la pregunta era: "¿qué pasaría si se perdiera en un partido tan importante como ese con Raúl en el equipo?" Pero lo único cierto es que España lleva un montón de tiempo sin comerse un colín con Pirri, Asensi, Arconada, Cardeñosa, Leal, la quinta del buitre al completo, Hierro o Luis Enrique como titulares y, que yo sepa, jamás ha pasado nada de nada.

Ayer le preguntaron a Bernd Schuster si él pensaba que Luis debía llamar a Raúl, y el alemán dijo que se jugaba una cena con quien fuera a que el seleccionador español iba a llevar a un futbolista cuyo apellido empezaba por "t". O sea, Tamudo, otro Raúl. Hubo quien se mostró profundamente indignado con el hecho de que Schuster dijera eso cuando Luis aún no había tomado una decisión sobre el posible sustituto de Villa. Pero, ¿seguro que no estaba decidido? Por otro lado, no comprendo el enfado con Schuster por decir eso cuando es una norma habitual de esa casa, al menos desde que Luis es su inquilino, que las convocatorias, que debieran conocerse oficialmente los viernes a mediodía, se filtren selectivamente la noche del día anterior. Supongo que Schuster tendrá también sus fuentes, como el resto, ¿o no?

Excusas, excusas y más excusas. Lo único cierto es que Luis no convocaría a Raúl González Blanco por mucho que el madridista fuera el último delantero vivo sobre la faz de la tierra. A Luis le vale cualquier Raúl de España menos el del Madrid. Cuenta con Raúl Albiol, el del Valencia. También llama a Raúl Tamudo, el del Español. Le sirve Raúl García, el del Atleti. Y Raúl Sánchez, el del Alavés. Antes que llevarse a Raúl, el del Madrid, Luis convocaría a Raúl López, el defensa zurdo del Cádiz, o a Raúl García, el lateral derecho del Eibar, o al ilicitano Raúl Fuster, o al malacitano Raúl Gaitán, o a Raúl Torres del Poli Ejido, o al salmantino Raúl Gaán, o al sportinguista Raúl Cámara. Estoy por asegurar que, antes que tener que pasar por el trago de llamar a Raúl González, Luis convocaría al tinerfeñista Raúl Navas o al albaceteño Raúl Valbuena, y eso que los dos juegan como porteros. Cualquier Raúl le sirve a Luis salvo el Raúl que tiene que ir. Es realmente encomiable el celo que pone este hombre a la hora de proteger al 7. Ni que fuera su padre.

A continuación