El penúltimo raulista vivo

Cruyfito necesita traductor

A este paso no sólo tendremos que acudir acompañados de un traductor a la sala de prensa para que nos pase a limpio lo que dice Cruyfito Guardiola sino también al campo para que nos traduzca al castellano durante los partidos lo que pretende hacer con el Barça. Después de perder en su debut liguero contra el potentísimo Numancia, el equipo azulgrana se ponía oficialmente de largo ante su público contra el Racing de Santander. Y el planteamiento de Muñiz a sus jugadores en el vestuario debió ser tan simple como el siguiente: "chavales, vamos a ver si somos capaces de perder sólo por tres". Así, el Racing, que por lo visto anoche dista bastante del que entrenaba Marcelino, puso una muralla alrededor de Toño y dejó pasar el tiempo. Diez minutos. Veinte. Media hora. Descanso. Segunda parte. Nadie podrá negar que el Barcelona no tuviera el balón en su poder, pero lo cierto y verdad es que nunca se supo para qué lo quería.

Por cierto que, a las segundas de cambio, a Cruyfito le entró un ataque de entrenadoritis aguda y dejó a Messi, Bojan e Iniesta de una tacada en el banquillo, alineando desde el principio a Pedrito (la última vez que hablé con él me pidieron por favor que le llamara Pedro) y Busquets, dos chavales de la cantera. Seguro que Pep alegará en los casos de Messi e Iniesta eso del virus FIFA, pero lo de Bojan, que jugó quince minutos con España y gracias, debería hacérselo mirar. Es cierto que, tal y como confesó al final del partido el propio técnico azulgrana, al equipo se le podían reprochar pocas cosas porque lo intentó (sin chispa) y dominó (¡sólo faltaría!) a su rival, pero Cruyfito, desde su experiencia como recogepelotas primero y después como jugador, debería saber ya perfectamente cómo se las gastan los rivales del Barcelona en el Camp Nou: partidos como el de ayer se encontrarán mil y si desde el banquillo siguen mostrándose tan poco originales sólo sacarán adelante la mitad.

Tengo un amigo que dice que, por no tener, Cruyfito ni siquiera tiene la conversación que algunos le suponen. Una cosa sí hay que reconocerle sin embargo al nuevo entrenador del Barcelona y es su habilidad innata para localizar un problema para cada solución que se le presenta, primero reconociendo abiertamente en su primer acto público como nuevo técnico culé que a él le sobraban Ronaldinho, Deco y Eto'o, tres de los cuatro mejores, y después enfrentándose con media Cataluña por su decisión de enviar a disputar la Copa Macaya a un equipo de cartón piedra. En lo que a mí respecta estoy encantado porque estoy seguro de que Cruyfito me dará infinitamente mucho más juego que su antecesor en el cargo. No sé por qué pero me da en la nariz que cualquier día de estos, como se le vuelva a atascar demasiado el partido, sacará a Piqué de delantero centro. Para eso que traigan al original, ¿no?...

AVISO A LOS NAVEGANTES POR EL BLOG: Este lunes viajo fuera de España y, por primera vez en los últimos ocho años, lo haré sin el ordenador a cuestas. Mis superiores, y significadamente el señor director de Libertad Digital, don Javier Somalo, me han concedido el pase pernocta, de forma que si Dios quiere y la autoridad lo permite volveré a aparecer por aquí el próximo 23 de septiembre. Espero que mi ausencia no sólo no aminore sino que acreciente la participación, la polémica y el debate. Gracias por todo y hasta la vuelta.
A continuación