El penúltimo raulista vivo

Cristiano tropieza con la misma piedra

Hoy hace justo dos años que, a la salida de un intrascendente partido liguero contra el Granada en el estadio Santiago Bernabéu, Cristiano Ronaldo decidió activar de forma unilateral una bomba que le hizo un daño tremendo al Real Madrid: "Estoy triste, por eso no celebro los goles". Al día siguiente de que Cristiano hiciera aquellas declaraciones yo firmé aquí un artículo, que por lo visto no se entendió demasiado bien, diciendo que si Cristiano estaba triste y no se encontraba feliz desde el club tenían que abrírsele las puertas para que se fuera. No entendía, y aún no comprendo, cómo es posible que Cristiano dijese aquello públicamente colocándose él por delante de la institución. Cristiano se equivocó y hubo que esperar todo un año, con sus 365 días y 365 noches, para que lo reconociera; pero el daño ya estaba hecho: su tristeza dio tres veces la vuelta al mundo mientras que su reconocimiento del error quedó reducido a un breve del periódico, y a veces ni siquiera eso.

No quiero recordar cómo acabó la temporada 2012-2013 (la guinda fue la marcha de José Mourinho) ni tampoco el cachondeo del que fueron víctimas durante meses tanto el Real Madrid como el propio Cristiano con aquello de la tristeza. Pues bien: ayer Cristiano repitió la misma y errónea operación, y esta tiene aún más delito que la anterior si cabe puesto que de la primera se arrepintió y se supone que un tipo inteligente como él tendría que haber sacado conclusiones tras su primer error. Pues no, Cristiano tropieza otra vez en la misma piedra y saca de nuevo los colores en público a Florentino Pérez al afirmar que, de ser él presidente, no habría hecho los mismos fichajes. Me parece que Cristiano tiene un conocimiento selectivo y parcial del impacto mundial que supone todo lo que él hace o dice.

Como la otra vez, Cristiano vuelve a equivocarse. Se equivoca porque no existe diferencia sustancial entre que criticara abiertamente las salidas de Di María, López y Alonso y las llegadas de James, Kroos y Keylor y lo que hizo ayer. Sus insinuaciones, como su tristeza, ya están en los telediarios de medio mundo y, como la otra vez, vuelven a servir de nuevo carnaza gratis al antimadridismo, que a él le quiere tan poco como al Real Madrid o a su presidente pero que hoy le va a volver a utilizar contra Florentino Pérez, que tampoco responderá ahora porque él es más sensato y sabe el daño tremendo que le haría al club. A Mourinho se le ocurrió un día criticar a Cristiano por una jugada concreta y Cristiano le hizo la cruz a su entrenador... ¿Qué sucedería si ahora Florentino Pérez hiciera lo mismo con él? Y, por otro lado, ¿habrá que esperar hasta septiembre de 2015 para que Cristiano reconozca que ayer se equivocó?...

A continuación