El penúltimo raulista vivo

Cristiano arriesga, Costa no

Hay que ver la cantidad de especialistas del mundo del baloncesto que sabían cómo hincarle el diente al Maccabi de Tel Aviv. Lo sabían, eso sí, a eso de las diez y media de la noche del pasado domingo pero no antes de las nueve. Eran los mismos especialistas que apostaron por el Barcelona como gran favorito de la semifinal de la Final Four y que cuando el equipo de Laso cayó sorprendentemente en la pista del Zalgiris dijeron que el equipo blanco había "elegido" mal a su rival de cuartos. "Elegir", ese fue el verbo escogido (o elegido) por los especialistas. Ganando en kaunas al Madrid le habría tocado en suerte el conjunto macabeo, muchísimo más fácil que el Olympiacos. Pues bien: después, y no antes, de la derrota ante el Maccabi, que en realidad debería haberse medido en la final al Barcelona puesto que el equipo de Pascual venía de "humillar" al Real en Liga, todos los especialistas sabían cómo vencer a los de Blatt. Son los profetas del pasado que jamás pierden.

Es curioso pero en la última jornada de Liga ningún medio habló de primas por ganar. Sólo se habló de primas por ganar cuando el Real Madrid tenía opciones matemáticas de conquistar el campeonato pero cuando, fiel a los deseos del vicepresidente de la federación española de fútbol, el equipo blanco llegó a la última jornada descolgado... el asunto de las primas por ganar simplemente perdió brillo y dejó de ser actualidad informativa. Y, sin embargo, en la última jornada de Liga había muchos equipos jugándose el descenso, ¿no?... En la última jornada de Liga hubo algún partido que enfrentó a equipos que llegaban salvados y que se jugaron literalmente la vida ante equipos que se jugaban el descenso... pero nadie habló de primas, ni una referencia, silencio stampa que diría aquel.

Es como lo de Cristiano, que no me extraña que salte cuando alguien le acusa de arriesgar. Además le acusan de arriesgar, sí, pero no en beneficio de su equipo sino para marcar un gol más que Luis Suárez y así ganar la Bota de Oro: ¿cabe mayor desfachatez?... Como el portugués es un ejemplo tanto dentro como fuera del campo el objetivo es desacreditarle incluso en aquellos gestos que son alabados en otros jugadores. Seguro que si Cristiano hubiera nacido en Somormujo de la Tomatera se habría caído como Arbeloa de la lista de Xavi para el Mundial. Pudiendo ganar la Bota de Oro, Cristiano no arriesgó ante el Español porque su equipo no tenía opciones de ganar la Liga y quedaba la final de Champions por delante. Arriesga Cristiano, que jugará en Lisboa, pero no arriesga Costa, que lo tiene en chino para jugar. Cristiano no confía en los médicos del Real Madrid pero Costa, que tiene en los del Atleti una fe a prueba de bomas, ha tenido que viajar a Belgrado para tratarse ni más ni menos que con placenta de caballo. De la clínica de la doctora Kovacevic directamente al Hipódromo de La Zarzuela. Y seguro que si el Cholo suple en la finalísima la baja de Costa por un trivote en el centro del campo nos lo venderán como una variante táctica más atacante.

A continuación