El penúltimo raulista vivo

Creciendo al ritmo de Torres

"Pues menos mal que Torres se fue del Atlético de Madrid para ganar títulos"... Esta sensata (ya se sabe lo que yo pienso al respecto) reflexión me la hizo el otro día, nada más acabar el partido contra el Fulham, un colchonero de toda la vida. Porque, aunque a algunos pueda parecerles mentira, existe efectivamente un sector de aficionados atléticos (acaso minoritario, puede que reducido, quizás pequeño, probablemente inapreciable a primera vista pero exactamente igual de rojiblanco que el resto) que no cree que el comportamiento del "niño" fuera tan ejemplar como se quiere hacer ver por parte de algunos. Si es cierto que Fernando se marchó del Atlético de Madrid para ganar muchos títulos, el caso es que David de Gea, que ya es el otro "niño", ha ganado en media temporada un título más que el futbolista del Liverpool en las siete que pasó aquí. Y ojo que el miércoles que viene podrían ser dos.

"Pero Torres no se fue por eso... Torres se fue para conseguir mayor proyección mediática", tercia en la discusión otro atlético de pro. "No sé, no sé, no lo tengo muy claro", digo yo, "porque no recuerdo haberle oído nunca a Fernando decir que él se iba para conseguir mayor proyección mediática con el Liverpool"... Sí recuerdo sin embargo que hace bien poco afirmó que Agüero acabaría yéndose del Atlético de Madrid y que si el club quería retener a ese tipo de jugador "debería crecer a la misma velocidad que ellos crecen". Esa frase despeja definitivamente a mi entender todas las dudas que nos puedan surgir al respecto de los motivos por los cuales Fernando Torres decidió aceptar la oferta de Rafa Benítez para marcharse a la Premier: el Atlético de Madrid se le había quedado un poco pequeño y quería probar suerte y dar el salto a un club de fútbol más grande.

¡Qué delantera tan magnífica habrían formado con el tiempo y una caña Torres y el Kun!... Pero Fernando se marchó porque su Atleti del alma le había encogido. Ayer, una reportera de Telemadrid le preguntaba lo siguiente a De Gea: "¿tú cuántos años tienes, quince?", a lo que el chaval, muy serio, contestó: "tengo diecinueve". Efectivamente tiene diecinueve, pero pareciera que tiene quince. David no irá al Mundial de Sudáfrica pero estoy seguro de que sí acudirá al de dentro de 4 años en Brasil, quién sabe si con Raúl como seleccionador nacional. Con estos chicos tiene que andarse listo el Atleti y no dejarse comer el terreno para volver de nuevo por sus fueros. Con De Gea. Con Domínguez. Con Joel. Con Cabrera. Con Camacho. Con Koke. Con Borja. Con Gallegos... Está claro que el Atlético no puede competir con el talonario del Real Madrid o del Barcelona, pero sí puede tirar de ingenio. Ahí, con todos esos nuevos "niños", veo desde luego suficiente materia gris como para sostener arriba del todo al Atlético de Madrid. ¡A ver si al final va a resultar que el club pega el estirón sin Torres!
A continuación