El penúltimo raulista vivo

¿Cosas del fútbol?

Al respecto de los cánticos racistas contra Marcelo y los gritos deseándole la muerte a Cristiano, un seguidor del Atlético me reprocha vía twitter que generalice con los colchoneros: "no somos todos iguales". Gracias a Dios, añado yo. Pido perdón por si el otro día pareció que le echaba la culpa de lo sucedido a toda la afición rojiblanca; no era mi intención generalizar, aunque los cánticos fueron potentes y resonaron con absoluta nitidez a través del televisor (me imagino que en el campo sería mucho más fácil oirlos). No sé si fueron mil, cinco mil o diez mil, pero el caso es que el resto del campo no dijo nada ni mostró su malestar por lo sucedido. Lo que yo quería decir, y por lo que se ve no supe explicar bien, es que la mejor afición del mundo habría afeado su actuación a esa minoría.

A día de hoy tampoco sé si Quique escuchó o no escuchó los gritos de "¡Cristiano muérete!". En la Copa del Rey dijo no haberlos oído desde el banquillo y le pasó la mano por el lomo a sus aficionados repitiendo que eran los mejores. De Sánchez Flores sí sé que no le gustó la actuación del árbitro, y del chaval Domínguez (mal empezamos querido Álvaro) también sé, porque lo dijo él, que si le hubiera pillado cerca de Ronaldo cuando empezó a dar toquecitos en la banda no sabe qué habría pasado. De los insultos racistas contra un compañero suyo de profesión o del deseo de una parte, seguro que minoritaria, de aficionados que querían ver a Ronaldo en una caja de pino, no dijo ni mu Domínguez. Supongo que es más fácil buscar el aplauso fácil.

Ujfalusi sí escuchó los cánticos, pero al checo lo que realmente le provocó fue la actuación de Teixeira Vitienes: "son cosas del fútbol", dice después de recordar que a él le llamaban asesino por todos los campos de España. Y estoy de acuerdo con Ujfalusi en que son cosas del fútbol de aquí, del que se juega en nuestro país; agresiones verbales a las que no conviene hacer caso ni tener demasiado en cuenta porque si no tendrías que estar saltando cada dos por tres. Yo creo que por eso Mourinho quiere acabar su carrera deportiva en la Premier, porque allí se respeta mucho más al jugador. Aquí los futbolistas no se respetan ni siquiera a sí mismos e incluso los hay que, a la finalización de un partido en el que acaban de llamar "mono" a un compañero de profesión, lanzan bravatas contra otro a quien acaban de desearle la muerte. ¿Cosas del fútbol? 

A continuación