El penúltimo raulista vivo

Contraprogramados

El locutor le dice al jugador periquito: "No quiero desviar la atención de lo que realmente importa, que es la victoria del Espanyol, y la polémica no va a durar mucho, pero sí convendría aclarar qué te ha pasado con Quique". Me pregunto qué habría pasado si José Mourinho se hubiera acercado a un jugador del equipo contrario para intentar levantarle del suelo tras haber sufrido la dura entrada de uno de sus jugadores, se hubiera encarado posteriormente con el capitán rival y, al acabar el partido, hubiera saltado al césped con ánimo evidente de seguir la fiesta. ¿Habría o no habría polémica a estas horas?... Yo creo que sí. No es, por lo tanto, que Mourinho sea más o menos dicharachero o echado para adelante sino que entrena al Real Madrid y lleva a cien periodistas colgados durante todo el día.

El jugador periquito le dice al locutor: "A mi compañero le han hecho una dura entrada y, como estaba fuera del terreno de juego, le he pedido que se metiera dentro para perder tiempo. Lo normal en estos casos". Y vuelvo a preguntarme qué habría pasado si Cristiano Ronaldo se hubiera acercado al entrenador del equipo contrario para apartarle con cajas destempladas de un compañero suyo caído en el suelo tras una durísima entrada de un jugador rival, y si habría o no habría hoy, mañana, pasado y al otro polémica cuando de sus propios labios hubiera salido que le había pedido que entrara en el césped para perder tiempo, "lo normal". Lo que más me extraña es que todo esto pudieron verlo miles de niños españoles y hoy Relaño no se ha rasgado las vestiduras ni ha pedido la inmediata intervención de la Asociación Nacional de Defensa del Telespectador. A este paso no sé dónde iremos a parar, la verdad...

Por cierto que no sé si a Guardiola le afectará mucho o poco lo que diga o deje de decir Mourinho, lo que sí sé es que, siguiendo con el argot televisivo, el entrenador del Barcelona ha contraprogramado su entrenamiento retrasándolo de las 11 de la mañana a la tarde del domingo para así poder tener la última palabra. ¿La última palabra dice?... Será la penúltima porque, conociendo a Mourinho, él pondrá el the end a esta película y sus remakes. Todo hace indicar que el portugués jugará con el once de gala, Khedira incluído, abandonando la idea que circuló por ahí de hacerlo con el alemán, Alonso y Diarra. Me gusta que Mou no cambie, Guardiola tampoco lo hará. Y ojalá que al final únicamente se hable de fútbol aunque lo dudo: ya se sabe que lo que parece normal con Quique y Luis García no lo es con Mourinho y Cristiano.

A continuación