El penúltimo raulista vivo

Cómo convertir a Costa en un traidor a la patria

Aquí todo el mundo interpreta un papel, también Scolari por supuesto. El seleccionador de Brasil únicamente se acordó de Diego Costa cuando Del Bosque le llamó a capítulo para saber si estaría o no dispuesto a jugar con España. Si hasta ese preciso instante el goleador del Atleti había pasado totalmente desapercibido para él y ni sus goles ni su extraordinaria racha fueron capaces de dar su brazo a torcer es fácil deducir que lo que en el fondo pretendía convocando al jugador no era otra cosa que quitárselo a España evitando así males mayores. Entre el 12 de junio y el 13 de julio de 2013 Felipao va a estar poniéndole un carromato de velas a San Manuel Francisco dos Santos para que a Costa se le agote la racha en el Mundial y no le deje en ridículo.

La dramatización de ayer de Scolari al recibir el documento notarial en el que Costa afirma que quiere jugar con España, su disgusto y la posterior exaltación patriótica de Carlos Alberto Parreira y la soflama del presidente de la CBF no es más que puro teatro, una forma de cubrirse las espaldas ante la torcida no vaya a ser que Costa marque el gol de la final entre Brasil y España. Todo lo que suceda desde ahora responderá a un único objetivo por parte de los brasileños: convertir a Diego en un traidor a la patria, un renegado, un soldado de fortuna que se vende al mejor postor, que es España, y que deja tirado a su equipo por dinero. Si la resolución del caso se ha dilatado tanto en el tiempo ha sido únicamente porque Costa quería impedir justo lo que ya ha empezado a suceder. Si Villar estaba esperando un gesto por parte de su homólogo Jose Maria Marin ya lo tiene: la CBF acaba de elevar una petición al Ministerio de Justicia para que declare la pérdida de ciudadanía del chaval.

Si yo fuera Simeone estaría preocupado con el sesgo que están adquiriendo los acontecimientos. Hasta ahora Costa se ha mostrado como un goleador imperturbable, y el chico ha sido valiente, muy valiente. Pero tiene allí a su familia y no debe ser plato de gusto que a uno le quieran retirar la nacionalidad. El tema tiene aún más flecos porque, tras el paso hacia adelante de Diego jugándoselo todo por España, es imposible pensar que Del Bosque no vaya a llevarle al Mundial... ¿dejando en casa a quién?... Torres y Villa parece que vuelven a carburar y Negredo ha rendido siempre que ha ido. ¿Qué pasaría si Conte empezara a contar con Llorente con regularidad y éste volviera a mostrarse como el crack que siempre ha sido?... Dejaré para otro día un asunto que ha pasado desapercibido: la reunión del seleccionador con las "vacas sagradas" del vestuario para pedirles opinión sobre el brasileño: ¿y si hubieran dicho "no?...

A continuación