El penúltimo raulista vivo

Caso Calderón

Ramón Calderón es un auténtico frontón, las devuelve todas. El otro día acusó a la Junta Electoral de ser el brazo armado de Florentino Pérez. El actual presidente del Real Madrid está más obsesionado con F.P. que Luis Aragonés con Raúl y ve su sombra detrás de cualquier situación que pueda perjudicarle. En el discurso con el que abrió la pasada asamblea de socios, justo cuando trataba de venderles a los compromisarios las excelencias de los nuevos estatutos del club, les pidió que votaran a favor aunque, en un gesto aparentemente democrático pero más falso que el beso de Judas, animó a aquellos que no estuvieran de acuerdo a que emitieran su opinión negativa. Cuando, de una forma abrumadora, los socios decidieron rechazar la iniciativa del presidente, éste salió por peteneras diciendo que habían boicoteado la asamblea. ¿Quién?... Florentino, por supuesto.

Ramón Calderón está empeñado en hacernos creer que él nació el 2 de julio de 2006 cuando no es así. Calderón nació el 26 de mayo de 1951 y formó parte de la junta directiva de Florentino Pérez desde el primer día hasta el último de su mandato. Conviene repetirlo de vez en cuando porque Calderón, el de "no le quepa a usted la menor duda de que Kaká jugará en el Real Madrid", trata de desmarcarse de una etapa que él mismo protagonizó en primera persona. Sirva todo lo anteriormente expuesto para recalcar el hecho de que, tras haber fustigado a Florentino por haber contratado a los mal denominados galácticos, ahora resulta que él quiere hacer lo mismo con Cristiano Ronaldo, pagando por el futbolista portugués lo que no está en los escritos. F.P. puso encima de la mesa de la Juve 75 millones de euros por Zinedine Zidane, y ahora Calderón se ha encargado de airear a los cuatro vientos, aunque quiera recular tras las amenazas del Manchester United, que el Real Madrid estaría en condiciones de abonar más de 80. ¿Qué diferencia hay entre uno y otro caso?... Sólo existe una: el jugador.

El Madrid pagó 75 millones de euros por Zidane porque podía hacerlo, así de simple. ¿Por qué pagó 30 por Pepe?... Porque podía. ¿Por qué está dispuesto a pagar entre 80 y 100 millones de euros por Ronaldo?... Muy sencillo: porque los tiene. Me gustaría preguntarle a Calderón, aunque en las actuales circunstancias me temo que eso va a ser realmente difícil, si él habría fichado a Ronaldo, Beckham y Figo, los famosos galácticos, si se le hubieran puesto a tiro. La diferencia entre Florentino y él es que, cuando en su día saltó la noticia de que Figo se iba al Madrid, nadie dudó de que aquello iba realmente en serio porque F.P. estaba detrás. Cuando Ronaldo no venga, que no vendrá, después de haberle encarecido aún más a Malcolm Glazer su ampliación de contrato, que es lo único que va a sacar de toda esta historia, podrá argumentar con todo el descaro del mundo, como ya hiciera con Kaká, que ya no tenía sitio en este equipo. No hay caso Ronaldo, es cierto, el único caso ahí dentro se llama Ramón y se apellida Calderón.

A continuación