El penúltimo raulista vivo

Casillas y el mal madridismo

Salta a la vista que David de Gea no está atravesando por su mejor momento de forma, como no están tampoco bien Isco, Asensio, Busquets o Álvaro Morata; llama la atención, sin embargo, que con los centrocampistas el delantero no haya ensañamiento pero con el portero del United sí, como si él fuera el único responsable de la derrota ante Croacia del jueves y la eliminación de España de ese auténtico bodrio denominado como Liga de Naciones. El pelotón de fusilamiento de De Gea no es, o al menos a mí no me lo parece, improvisado sino organizado y su reordenamiento en fila de a uno responde, tal y como yo lo veo, al interés en colocar a otro en su lugar. Expresiones tan exageradas como "¡vete a tu pueblo, De Gea!" en mitad de una transmisión o "es el peor portero de la historia de la selección" buscan algo, y ese "algo" no es el salto a la titularidad de Kepa, del que se habla más bien poco, sino la recuperación para la causa de un componente de aquella generación que ganó Eurocopas y Mundial, y me refiero, por supuesto, a Iker Casillas.

En el programa de "¡Vamos!" que dirige Valdano, y que, fiel a la personalidad de quien lo dirige, lleva el humilde nombre de "Universo Valdano", Iker se ha dejado querer y ha dicho algo tan normal como que si le llamaran la selección o el Real Madrid, él volvería encantado. Pero, no nos engañemos, Casillas no volvería encantado para ser suplente, de lo que Iker habla es de la titularidad con España. ¿Y por qué digo semejante cosa?... pues muy sencillo: porque casi nunca lo fue, casi nunca fue suplente, y la única vez que le tocó serlo, y de la mano de su padrino Del Bosque además, ahijado y seleccionador nacional acabaron a palos en uno de los episodios más esperpénticos que uno logra recordar de la historia reciente del equipo nacional. Para evitar que el titularísimo Casillas generara mal ambiente en la selección, Lopetegui decidió ponerse con él una vez colorado en vez de amarillear lentamente como lo hizo Del Bosque, que acabó estallando. Supongo que Julen pensaría que una vez muerto el perro se acabaría la rabia.

Iker ha sido probablemente el mejor portero español de la historia... pero es pasado. Es presente del Oporto, equipo que participa en una Liga de chicle como la portuguesa, pero tiene 37 años y cuando se dice, por ejemplo desde la Cadena Ser, que está indudablemente entre los tres mejores porteros españoles del momento, me gustaría saber si los colegas creen que Casillas aceptaría de buen grado ocupar el estatus de tercer portero por detrás, por ejemplo, de De Gea y de Kepa. A mí me huele a campaña, pero imagino que Iker se lo cree, del mismo modo que se lo creyó en su día, no hace mucho, cuando un imitador de Zinedine Zidane le llamó para decirle que quería recuperarle para el Real Madrid y tardó medio minuto en contárselo a uno de sus mil setecientos noventa y cuatro confidentes. Pero Iker dice más cosas en "Universo Valdanágoras". Es insistir en lo mismo pero, por ejemplo, y en referencia a la etapa de José Mourinho en el Real Madrid, comenta que salió el peor madridismo, el madridismo que a él no le gusta ¿Sabes por qué salió el peor madridismo, Iker? Yo creo que algunos hicísteis que saliera el peor madridismo debido a vuestra absoluta dejadez e inacción, y tú eras el capitán del Real Madrid Club de Fútbol, Iker. Salió el peor madridismo como reacción al peor barcelonismo cuyos dos estandartes eran Guardiola y Xavi, y a éste último lo llamaste tú a espaldas de tu entrenador, imagino que como ejemplo del madridismo que preconizas.

Y Casillas dice algo más, dice que los partidos entre el Real Madrid y el Barça parecían una batalla entre España y Cataluña; probablemente le haya faltado decir al bueno de Casillas que mientras que el Real Madrid no es dudoso al respecto, el Barça es, como dice Federico Jiménez Losantos, el ministerio de Asuntos Exteriores del secesionismo, una plataforma a favor del golpismo inconstitucional. Si los Real Madrid Barça parecían un España-Independentistas, no un España-Cataluña, es probablemente porque fuera así... ¿O no has visto, querido Iker, a tu admirado Guardiola yendo a visitar a la cárcel a los golpistas? ¿O no has oído, admirado Casillas, a tu amigo Xavi desde Qatar, cuna de la democracia, promoviendo el secesionismo? Claro que siempre es mejor ponerse de perfil... para el que sirva. ¿Te imaginas, Iker, a Mourinho hablando mal de Portugal? ¿A que no?... Pues yo tampoco. José Mourinho representó a un madridismo necesario, un madridismo que actuó, entre otras cosas, porque su capitán no lo hizo. O, si lo hizo, fue para flirtear con ese adalidad de la objetividad y de los derechos universales del hombre llamado Xavi Hernández. Dejad de agitar la banderita de Casillas, en serio. Ya pasó. De Gea está mal, pero mejorará. Y si está tan mal, seguro que Luis Enrique lo sienta en el banquillo, cosa que en el Madrid sólo se atrevió a hacer con Casillas José Mourinho.

A continuación