El penúltimo raulista vivo

Camarada Urkulloski

Debe ser que, de tanto escuchar a Carreñoski en Cuatrovski gritar eso de "¡A la Plaza Roja!", al camarada Urkulloski le ha entrado un ataque repentino de patriotismo soviético, un acceso irrefrenable por los Romanov y los herederos de Yashine, la araña negra. O eso, o Alonsótegui, Vizcaya, que es donde nació Urkulloski en 1961, es territorio nacional ruso y yo todavía no me he enterado. El nuevo-viejo presidente del Partido Nacionalista Vasco dijo el otro día en Televisión Española, la tele pública, eso que antes conocíamos todos como el ente, término que daba que pensar y que podía ser confundido perfectamente con el título de una película de John Carpenter, uno de los genios del terror, que, puesto que su selección no estaba en la Eurocopa, él, puestos a elegir, prefería que Rusia ganase la competición. ¿Se apellidará Arana el jugador Arshavin?

Lo dijo y se quedó tan pancho. Lo dijo y ninguno de los allí presentes le contestó nada. Lo dijo y nadie le respondió "chico, tú eres tonto". No me imagino una cosa igual en una televisión pública seria, pongamos la BBC. ¿Alguien se imagina a David Cameron diciendo que prefiere que pase Rusia antes que Inglaterra?.. Partiendo, por supuesto, del hecho de que comparar al Partido Conservador con el PNV es como comparar un avión supersónico con un planeador de madera de pino ¿Y Lissavetzky qué, otra vez campeón de Europa? Mal está que, quien acude como tertuliano a la televisión pública española, no defienda lo español, pero peor está que quien, en teoría, ha de defender al deporte español haga lo que en Madrid se conoce como "mutis por el foro". Afortunadamente no le entraron ganas de ciscarse en España como al makinavaja Rubianes, que si no...

Y, por si la intervención de Urkulloski hubiera sabido a poco, intervino también el ínclito Puigcercós para apoyar a... ¡Turquía!.. Sí, sí, Turquía. El presidente de Esquerra, que parece recién salido de la caverna de Karain, otomano de Ripoll, en la provincia de Gerona, admirador de Atatürk y gran conocedor de la Anatolia Occidental, dijo que ya que no estaba su selección, la de Cataluña, él se quedaba con la turca. Aunque para turca la que tuvo que pillar quien decidió invitarle al programa para soltar semejantes sandeces. Por otro lado, no sé de qué me extraño si Joan Gaspart,. vicepresidente de la Federación Española, dijo en un programa de La Sexta más o menos lo mismo que el turco ripollés. Y mientras el químico levita, el camarada Urkulloski y el turco de Ripoll se van a la zona Cuatrovski con Rajoy a animar con Barceló. Eramos pocos... 
A continuación