El penúltimo raulista vivo

Calentando a Diego López en 3, 2, 1...

Resulta un poco pretencioso creer que lo correcto coincide siempre con lo que uno piensa. Yo pienso que Cristiano Ronaldo es el futbolista más completo del momento, y por lo tanto el mejor, por encima de Bale o de Messi, y sin embargo hay quien coloca al argentino primero en el escalafón y a Neymar, que para mí es una soberana incógnita, segundo por delante del portugués y del galés. Las opiniones en el fútbol son incontrolables. Con Ancelotti y su primera decisión de sentar a Iker o ahora la de colocarle como titular en la Champions está sucediendo algo parecido. Al objeto de hacerle pasar por el aro, un sector importante y poderoso del periodismo deportivo español confeccionó un retrato robot de Mourinho que no se correspondía en absoluto con la realidad.

Creí entonces y sigo creyendo ahora que dicho perfil no era más que el mensaje al técnico, y por ende al club y a su máximo responsable, de que las cosas no podían seguir por ahí. Pero siguieron, siguieron por ahí. Mou no quiso aflojar, los medios tampoco y, como sucede siempre, la cuerda se rompió por el lado más débil. Es como el chiste del caballero que llega al dentista y, antes de que le intervenga, le agarra de sus partes, le mira muy serio y le dice "no nos haremos daño, ¿verdad doctor?"... Ahora Mourinho es feliz en Inglaterra... pero algunos colegas míos no lo son porque, con el Pacificador al frente, la realidad sigue sin coincidir punto por punto con lo que ellos creen que es justo y necesario que suceda en el Real Madrid. Así que el perfil de Ancelotti, que es más parecido en el fondo a Mourinho de lo que algunos pensaron, está empezando a girar muy lentamente, muy pausadamente, muy despacito...

Casi no nos hemos dado cuenta y Carlo ya no es ese entrenador de élite que antes fue futbolista de primer nivel mundial y que por lo tanto conoce al dedillo lo que siente un jugador sino un "agradaor", un hombre que sobrevivió a Berlusconi gracias a su habilidad diplomática más que a su carácter, un superviviente, un guiñol. La decisión de Ancelotti, adelantada por cierto por Carlos Carpio en el diario Marca, de otorgarle a Iker la titularidad en la Champions no es habitual, pero menos habitual es rotar a los tres porteros de una selección en los tres primeros partidos de una competición oficial y aquella sin embargo fue muy aplaudida y se dijo de Del Bosque que era "un gran gestor de vestuarios". Los mismos que hace tres años ponían a parir a Casillas y decían de él que se había estancado y que no era ni de lejos el mejor portero del mundo son los que hasta hace seis meses le utilizaron para agredir a Mourinho y ahora le utilizan para complicarle la vida a Ancelotti. Nos llenamos la boca sacralizando nuestra independencia y luego masacramos la de los demás. Y lo mejor está por venir: calentando a Diego López en 3, 2, 1...

A continuación