El penúltimo raulista vivo

Buscando a Özil en el baúl de los recuerdos, uuuh

Allá por el mes de noviembre, cuando contra toda lógica (jugador que llegaba a un equipo y Liga nuevos y que no había realizado una pretemporada en condiciones) Gareth Bale se salió del mapa, ya advertí que aquello no era normal, que el futbolista bajaría su rendimiento y que, cuando eso sucediera, se le buscaría con saña. Pues bien, el momento de atacar a Bale ha llegado. Lo que yo digo es que Gareth hizo más en noviembre de 2013 que Kaká entre junio de 2009 y septiembre de 2013, que el galés tiene hasta 2019 para demostrar su valía, que es mucha, y que si su rendimiento ha bajado es justamente porque el del equipo también lo ha hecho y tampoco juega igual que hace dos meses. Existe un interés obsceno por comparar los casos de Bale y Woodgate, allá cada cual con su conciencia.

Desde que Ancelotti llegó al Real Madrid su versión sobre la marcha de Özil ha sido siempre la misma. Le han preguntado por arriba y por abajo, por la derecha y por la izquierda, por tierra, mar y aire, y el entrenador siempre ha dicho que él prefirió a Di María. Una entrevista aparecida en un diario, Gulf News, que será prestigiosísimo pero del que hasta ayer no tenía ni la más remota idea de su existencia, ha servido curiosamente para que Ancelotti, un hombre curtido en mil batallas, varíe su versión. Lo siento pero no me lo creo. No me creo que Ancelotti dijera que fue un error darle a Özil la posibilidad de salir. Y el Real Madrid no tiene por qué salir a desmentir absolutamente nada, que lo haga si acaso el propio Ancelotti.

Los palos a Bale y los recuperados elogios hacia Özil, que ya parecían olvidados, son vasos comunicantes. Están conectados porque quiere darse la falsa impresión de que Florentino Pérez tuvo que vender al alemán para comprar al galés cuando no es así. Özil se fue al Arsenal por 50 millones pero Illarramendi costó 38 e Isco valió 30, 68 en total. ¿Por qué no se dice que el Madrid vendió a Özil para costear los fichajes de Illarra e Isco?... Por cierto: parece que el "entorno" de Morata no vería con malos ojos la salida del chaval. El caso es que, como con Mourinho, Álvaro está jugando los "minutos de la basura" pero esta temporada no está de moda el debate de la cantera. Ahora lo que se lleva es Jesé, que tiene toda la pinta de ser un jugadorazo pero que aún no ha sido elegido por seis millones de votantes en el once ideal de la UEFA después de haber sido nombrado mejor jugador del año en la Premier.

A continuación