El penúltimo raulista vivo

"Burbuja Benzema"

Parece como si Mourinho tratara ahora de pinchar su propia "burbuja Benzema", la que él mismo infló, infló e infló hasta el punto de colocar al delantero francés a los pies de los caballos del José Rico Pérez: "si no marcas, no vuelvas" pareció decirle el técnico portugués. Famosas son sus puyas verbales al galo; puede que la más conocida fuera aquella de que por él se veía obligado a entrenar a las doce porque a las diez llegaba dormido. Hoy Mourinho ha reconocido lo evidente, que el chico no está jugando bien, aunque, con objeto de reanimarle, ha dicho que no está muerto y ha dejado caer como quien no quiere la cosa (o como quien sí la quiere) que hay otros clubes que también se han gastado mucho dinero y que tampoco le están haciendo un gol a nadie. Ahora iré con eso.

Por supuesto que no todos tenemos el mismo carácter ni reaccionamos igual ante los problemas. El de Benzema, en cualquier caso, es un problemilla porque el chaval es millonario y, si al final el Madrid decide desprenderse de él, se irá a otro equipo de primer nivel y cobrando más o menos lo mismo. Aquí, como siempre, quien perderá será el club que no podrá desembarazarse del jugador cobrando por él lo mismo que pagó en su día. Me gustaría recordar que no sólo Benzema está en tratamiento en la primera plantilla del Madrid, también lo están, por ejemplo, León, Lass Diarra, Granero e incluso Canales, aunque es cierto que ninguno costó lo que Karim. A León le metió varios kilos de presión más que a Benzema, y parece que Pedro ha sabido salir adelante. Estoy convencido de que Mourinho pone como ejemplo de buena actitud y perseverancia a Di María, y la verdad es que el argentino está que se sale.

Puede que Mou se haya dado cuenta de que esa terapia no es válida para el francés y que si sigue chinchándole se va a hundir y el Real va a tener que poner a la venta a un futbolista más roto que un Madelman astronauta del 70. Porque, salvo milagro que espero y deseo, ese parece ser el final de la historia: el traspaso a otro equipo. Por cierto que todos sabemos, y también Guardiola, que cuando Mourinho habla de otros clubes, otros jugadores y otras sequías, se refiere al Barcelona, a Villa y a los problemas que el asturiano está teniendo de cara al gol. Pero no es lo mismo. Daré por hecho que incluso un futbolista profesional necesita un período de aclimatación a otro equipo por mucho que cobre un auténtico pastón por hacer lo que más le gusta: Benzema ha sobrepasado con creces ese período, Villa no. Y ahora, tal y como dice Cristiano (quien, por cierto, llegó un lunes y el martes ya estaba aclimadado) se podrá tener un mes, un año, un quinquenio o un decenio de paciencia con Karim, pero no será probablemente en el Madrid. Aquí se viene rodado de casa.

A continuación