El penúltimo raulista vivo

Bonitas y benditas estadísticas

No hay por qué preocuparse. La estadística, esa ciencia según la cual si yo me comí un pollo y usted ninguno termina concluyendo que entre usted y yo nos hemos comido medio pollo, se inclina descaradamente a nuestro favor. España se convirtió ayer, tras su estajanovista victoria ante Estados Unidos, en la selección con más victorias consecutivas de todo el planeta. Ojo que no estoy diciendo que sea la selección con más victorias consecutivas de la Unión Europea, no, ni del viejo continente europeo, sino de todo el planeta. Esto quiere decir que no existe selección que, a lo largo y ancho de los 510 millones de kilómetros cuadrados de la Tierra, si exceptuamos el 71% de su superficie que está cubierta de agua, haya sido capaz de ganar más partidos seguidos que España. Sólo una, el potentísimo e instruido equipo israelí, nos pisa los talones con cinco. Si repetimos lo hecho ante Perú y Estados Unidos, si jugamos mal y luego ganamos, no me cabe la menor duda de que España será campeona de Europa.

No hay problema. España lleva deiciséis partidos seguidos sin perder y Luis Aragonés, que ya ha superado en número de victorias a Miguel Muñoz, sólo tiene en el horizonte las 36 que logró en su día Javier Clemente, que no ganaría Mundiales o Eurocopas, eso es cierto, pero que, dejando a un lado los campeonatos oficiales, tuvo una racha envidiable de triunfos en partidos amistosos o de clasificación aunque, en el caso de Aragonés, con la dificultad añadida de que él lo ha conseguido en 49 partidos, muchos menos de los que tuvieron que emplear sus antecesores en el cargo. A la motivación de conquistar la próxima Eurocopa, que con estos datos será ciertamente difícil que se nos resista, Luis añadirá el extra de que, en caso de victoria final, se habrá convertido en el seleccionador nacional con mayor número de victorias de toda la historia. Otra bonita estadística.

No hay por qué inquietarse. Aunque no haya estadísticas al respecto, o al menos yo no las conozco, si hasta ahora vinimos jugando como nunca y caímos en octavos o en cuartos como casi siempre, no sé por qué no va a poder suceder al revés. Habrá que bajarse, eso sí, del autobús a diferencia de lo que llegó a recomendar una vez Helenio Herrera, el gran H.H., pero una vez abajo las cosas irán bien, eso seguro. Xavi marcó su sexto gol con España, incluyéndose entre ellos el número mil de nuestra selección, y Carlos Marchena, que sólo ha perdido uno de los 42 partidos que ha jugado vistiendo la camiseta del equipo nacional, superó el registro de Julen Guerrero. El gol de Xavi, por cierto, fue un auténtico golazo. Y, por si fuera poco, el autor del prodigioso término "desaceleración transitoria ahora más intensa" cree que la Roja ganará la Eurocopa. Claro que, tratándose de Zapatero que alardeó de rojerío en Marie Claire...

A continuación