El penúltimo raulista vivo

Benzema, el cobarde Benítez y el sastrecillo valiente Deschamps

El diagnóstico del periodismo deportivo español sobre Rafa Benítez es que es un entrenador defensivo, lo que en el argot se conoce como un amarrategui, o sea un cagón; y el principal síntoma, aunque no el único, de esa "cobarditis" que sufre el técnico madridista es el continuo rosario de cambios al que se ve sometido Benzema, que está enchufado y en plena racha. Resulta bastante cómico leer y escuchar a los mismos que no hace demasiado tiempo aseguraban que si Karim jugaba en el Real Madrid era única y exclusivamente porque se trataba del ojito derecho presidencial defendiendo ahora al delantero... contra su entrenador, que algo tendrá que ver, digo yo, en ese olfato goleador recientemente recobrado, ¿o no?... En el "asunto Benzema" ha querido untar también el seleccionador francés, Didier Deschamps, que ve a Karim de vez en cuando y que desconoce por supuesto el estado físico actual del ex ojito derecho y nuevo y flamante 007 del fútbol mundial.

Anoche abrimos El primer palo hablando precisamente de la lesión sufrida por Benzema en un partido amistoso ante Armenia y, por lo tanto, sin mayor historia futbolística; para más inri, el partido, que no tenía nada en juego, estaba resuelto con un 4-0 en el marcador. Pues bien, aún así, pese a todo, Deschamps mantuvo en el campo durante ochenta minutazos a su jugador franquicia, justo el tiempo necesario para que Karim tuviera que retirarse lesionado del terreno de juego tras sufrir una nueva lesión muscular al marcar el cuarto gol, el segundo de su cuenta particular. Ya por la noche, y así intenté trasladárselo a los oyentes de EsRadio, la indignación en el Real Madrid fue creciendo porque en el club blanco se sabía que Benzema estaba al límite, motivo por el cual estaba tratando de dosificarle su entrenador, el cagón Benítez, para que de ese modo pudiera tener sus ochenta minutos de gloria el sastrecillo valiente Deschamps.

¿Cómo sabía Benítez que Benzema no iba a lesionarse con el Madrid?... Simplemente no lo sabía. Pero el cagón Benítez sí sabía, porque trata a diario con el jugador, que éste iba al límite y, dentro de sus posibilidades, le tenía entre algodones para impedir que recayera de la lesión que sufrió en verano; Benítez no podía saber que Benzema no iba a lesionarse, por ejemplo, en el minuto 8, inmediatamente después del 1-0 ante el Atleti, pero sí intuía que debía proteger al jugador, aún a riesgo de que el periodismo deportivo le tildara de cagón por cambiarle... ¡en el 76!... Rafa Benítez sabía que Benzema estaba al límite porque en eso consiste precisamente su trabajo, en saberlo. Y ahora, después de preguntarle "¿por qué?" a Benítez que le pregunten a Deschamps, que le pregunten a él por qué mantuvo sobre el terreno de juego durante ochenta minutos y en un partido intrascendente a un jugador que se encontraba al límite. Ya sabemos que Benítez le cambia porque es un cobarde, pero... ¿por qué no le sustituyó Deschamps?... Ya está: ¡porque Deschamps es muy valiente con los jugadores de los demás!...

A continuación