El penúltimo raulista vivo

Bendito Real Madrid

En algo sí van a estar de acuerdo los madridistas y Johan Cruyff, el emblema culé por excelencia: la derrota del Barça es una bendición. El lo dice porque lo que sucedió en el derbi contra el Espanyol le parece que servirá de baliza para prevenir futuros tropiezos, pero supongo que el madridismo, que hace escasos quince días veía como el líder les aventajaba en doce infinitos puntos, repetirá para sí eso de "llámame gorrión y dame alpiste". El Real estaba muerto y enterrado, la Liga sentenciada, el Barcelona se iba a salir del mapa y únicamente quedaba por dilucidar la segunda plaza del campeonato. Hoy, el Real vive, la Liga no está tan clara y vuelve la disputa por la primera posición, de forma que apostaría lo que fuera a que los madridistas y Cruyff están de acuerdo, aunque por motivos distintos, en que la derrota en el Camp Nou ante los periquitos ha sido una auténtica bendición.

Ya no es sólo el hecho de que Messi critique de una forma tan desacertada a los árbitros. La derrota azulgrana fue interesante por varios aspectos más. Samuel Eto'o, por ejemplo, supone otra bendición para los madridistas. Desconozco si el camerunés está ejerciendo como agente doble, pero el caso es que cada vez que habla monta un circo a su alrededor del que sale ampliamente beneficiado su rival. Otra bendición más fue cómo se produjo la derrota: el Espanyol podría haber mostrado a los demás el camino correcto para jugarle a este equipo. Y por último Guardiola, que hasta ahora estaba brillando a gran altura en la dirección desde el banquillo, pareció abrumado por la presión e hizo un cambio que todavía nadie acierta a entender: Gudjohnsen sustituyó a Eto'o y Busquets pasó a jugar de delantero centro. Aquello, por cierto, nos retrotrajo a todos a la etapa de Cruyff, cuando el holandés colocaba a Alexanco arriba del todo.

Habrá que esperar unas cuantas horas más para conocer definitivamente si el regreso de la Champions League constituye o no la quinta bendición madridista. La competición europea puede atontar aún más al Barça o bajar definitivamente del pedestal al Real Madrid devolviéndole a la cruda realidad. Si el Lyon añade más incertidumbres de las que ya tiene al líder de la Liga española y el Liverpool pierde en el estadio Santiago Bernabéu, la situación habrá dado un giro completo de 180º. Y el sábado, el equipo de Juande Ramos visita al Espanyol... ¿Qué pasaría si fuera capaz de encadenar allí su décima victoria consecutiva?... El Madrid se acostaría a cuatro puntos de los culés por primera vez en mucho tiempo. Por cierto que la sexta bendición del Real es Raúl Tamudo y, desde ahora mismo, podemos considerar también a Iván de la Peña como la séptima. Bendito Real Madrid.
A continuación