El penúltimo raulista vivo

Ayza y el rencor

Hace tiempo que el Atlético de Madrid dejó de ser el tapado. La verdad es que tiene un entrenadorazo sentado en el banquillo, lo más parecido que hay a José Mourinho, y el sábado ganó en Bilbao un partido que puede valer media Liga. Y ahora que el Atleti está al descubierto y que ya nadie, ni siquiera el propio Simeone, se cree eso del "partido a partido", es cuando algunos colchoneros amigos míos han empezado a conocer de primera mano en qué consiste exactamente competir de tú a tú con el Barcelona y a santo de qué vienen las quejas madridistas de las últimas temporadas. El Atleti le ganó bien el sábado al Athlétic pero con el Barça colaboró activamente el colegiado a la hora de regalarle los tres puntos en el campo del Espanyol.

Ahora que el Atleti es serio candidato a todo es cuando a mí no me gustaría estar en el pellejo del Cholo. Veo cada vez con más opciones al equipo colchonero y con menos al Real Madrid pero es que al Madrid le han descabalgado de la lucha por la Liga, así como suena. Antes de la enésima irrupción en escena del comando de operaciones especiales, el equipo de Ancelotti llegaba a 4 puntos del Barça y de los partidos del Bernabéu y del Sánchez Pizjuán, y tras sendas actuaciones arbitrales claramente perjudiciales para los merengues, quedó 2 por debajo. Simeone, que es un buen conocedor de cómo se las ventilan en España, ha sabido mantenerse inteligentemente en un segundo plano pero ahora esa actitud suya ya no vale. Sería terrible que Victoriano and company detectaran que sí, que el Atleti va en serio a por el premio gordo de la lotería.

Yo me he tirado 30 años sin querer hablar de los árbitros pero justo ahora que he cogido carrerilla ya no me van a parar. Comprendo que a Martino, que es el gran beneficiado, le moleste este debate y él quiera hablar del precio de Bale pero lo cierto es que por mucho que quiera no puedo tener en mi lista del millón de personas ejemplares a una que vacila con la agresión de Busquets a Pepe y que consiente que su jugador se chotee después de todos nosotros. El arbitraje español es muy malo pero también es muy malintencionado y muy rencoroso. Sólo desde la mala intención y desde el rencor cabe analizar las palabras del desastroso Ayza Gámez, que el otro día tuvo la ocurrencia de decir que tras ver las imágenes de la expulsión de Cristiano volvería a tomar la misma decisión. De gente como Ayza dependen un negocio de miles de millones de euros y la ilusión de muchos aficionados. No puede ser. Hay que cambiar el sistema. Esto no puede continuar así ni un minuto más.

A continuación