El penúltimo raulista vivo

Aunque uno se llame Guardiola

Si al frente de la comunicación del Real Madrid hubiera otro José Mourinho es muy probable que a estas horas, o incluso a otras horas bastante más tempranas, el club ya hubiera emitido un comunicado oficial diciendo que él no presta sus instalaciones para que se falte al respeto al Rey y se silbe el himno nacional español. A todo el mundo le parece absurdo y se lleva las manos a la cabeza porque alguien sugiera que la final entre el Barcelona y el Athletic, cuyas aficiones presentes hace tres años en Mestalla lograron que España fuera noticia en medio mundo y no precisamente por su comportamiento ejemplar, se juegue en Saint Denis, pero sin embargo se pasa de puntillas por el otro asunto, el verdaderamente escandaloso y vergonzante, el que en buena lid debería sonrojarnos a todos. Y se mira hacia otro lado bajo la excusa de que "eso es política"... Mentira podrida: política es construir carreteras y escuelas y no hacerle un "calvo" a Juan Carlos I aprovechando un partido de fútbol.

Sé bien que resulta incómodo hablar de estas cosas (yo vivo en la incomodidad) pero alguien tendrá que decir lo que muchos piensan: lo verdaderamente extraño, mucho más que el hecho de que alguien sugiera París como hipotética sede de una final de la Copa, es que se pite al jefe del Estado en Valencia, y que se haga además en la competición futbolística nacional por antonomasia. Ayer dejaba al margen de toda esta historia al Athletic Club de Bilbao, pero al parecer su presidente conocía por boca de Florentino Pérez que el estadio Santiago Bernabéu estaría en obras durante esas fechas y no podía acoger la final; aún así, tanto él como Rosell, han forzado la máquina con la inestimable ayuda de Villar, que conspiró con ellos. Hay que ver lo rápido que salió la FEF para desmentir que la final fuera a disputarse en Saint Denis y lo mucho que ha tardado para cerrar la posibilidad del Santiago Bernabéu.

Cambiando de tercio: me sorprende, o a lo mejor no tanto, lo rápidamente que se viene abajo el castillo culé con una sola derrota, la de Pamplona. Es cierto que el azulgrana ha sido siempre un club atormentado y depresivo, y que esa forma de ser y afrontar la competición proceda posiblemente del martilleo constante al que ha sido sometido durante el último medio siglo por su máximo rival, el Real Madrid. Raymond Poulidor, un fantástico ciclista, fue apodado "el eterno segundón" porque tuvo la mala fortuna de tener que competir con Anquetil y Merckx, que eran dos bestias. Yo vengo hoy aquí a defender a Guardiola de los rabiosos ataques que ha sufrido por parte de la prensa periobarcelonista; ni me parece justo ni lo voy a consentir. Ha criado durante tanto tiempo cuervos Pep que ahora pretenden arrancarle los ojos a las primeras de canmbio de ciclo. El que el equipo esté a 10 puntos del Real Madrid en la Liga no me parece motivo suficiente para afearle al entrenador que sacara a los niños ante Osasuna, más aún teniendo en cuenta que una de las cosas de las que se siente más orgulloso el barcelonismo es precisamente su inagotable cantera. Lo que he dicho siempre: el modelo es ganar, y cuando no lo logras las cañas se tornan lanzas. Aunque uno se llame Pep Guardiola.

A continuación