El penúltimo raulista vivo

Atlético: antes y después del Nou Camp

Para este Atlético de Madrid hay un antes y un después del Nou Camp. Si recuerdan, el equipo rojiblanco llegaba a Barcelona ni más ni menos que para disputarle el partido al equipo de Guardiola, con un Falcao en estado de gracia, auténtica y genuina revelación de la Liga, y un equipo que, después de las traumáticas salidas de Forlán y sobre todo del Kun Agüero, volvía a ilusionar y a conectar con los aficionados. Más allá del 5-0, y ya lo dije por aquel entonces, no me gustó lo que vi, no me gustó la actitud del equipo, no me gustaron los cambios de Gregorio Manzano y, por encima de todas estas cuestiones, me decepcionaron profundamente las declaraciones del entrenador intentando en vano justificar con palabras huecas lo que realmente carecía de cualquier tipo de justificación.

El Atlético renunció a disputar ese partido, bajó prematuramente los brazos, se escondió del fútbol del equipo azulgrana, huyo del Barça como dicen que el gato escaldado lo hace del agua fría, se puso en huelga en el momento más inoportuno. Decepcionante. Frustrante. Y, en vez de mostrarse indignado, Manzano entró en un peligroso bucle con la cantinela de que era imposible jugarle de tú a tú al mejor equipo del mundo y que a cualquiera le caerían cinco en cualquier circunstancia. Mentira. En definitiva: el Atlético de Madrid cruzó las puertas del Nou Camp siendo la gran esperanza y salió convertido en una banda. Imagino que aquellas palabras de Manzano supusieron que perdiera crédito entre los nuevos y autoridad con el resto. Y desde aquel día van en caída libre.

¿Soluciones?... Sinceramente no creo que el cese del entrenador sirva absolutamente para nada aunque, si es eso lo que de verdad quieren hacer, sí deberían llevarlo a cabo cuanto antes: el Atlético ha entrado en una dinámica peligrosa y, adelantándome en el tiempo, veo que el equipo llegará a febrero luchando por la séptima plaza.  No es sólo que no se juegue a nada sino que, en el poco tiempo que lleva en el banquillo, Manzano ya ha tenido tiempo de sobra para entrar en colisión, seguro que justificada, con Reyes, que es uno de los jugadores que debe tirar del carro. Ayer oía a Goyo decir en la rueda de prensa posterior al batacazo de San Mamés que él no se temía lo peor y que ya estaba preparando el próximo partido. Manzano da el lunes una conferencia bajo el título "Cómo se construye un equipo". Ojalá llegue a tiempo de ponerlo en práctica en el Atleti. Ojalá.

A continuación