El penúltimo raulista vivo

Antic y la Pasarela Cibeles

La razón de que TVE haya escogido siempre hasta ahora con tanto esmero a sus comentaristas de la Champions es precisamente porque todos tenemos colores (y más aún aquellos que tratan de ocultarlos con un celo surrealista y hasta ridículo) y la tele pública, que aparentemente debe ser la de todos aquellos que la pagamos, ha entendido que no sería percibido por sus espectadores como algo lógico colocar, por ejemplo, a comentar los partidos del Real Madrid a Stoichkov o los del Barça a Hugo Sánchez. Con el fútbol la gente se vuelve muy recelosa y analiza hasta el último suspiro de ahí justamente que me sorprendiera tanto que para comentar el Real Madrid-Basilea del martes TVE decidiera endosarnos a todo un clásico de los banquillos, Radomir Antic.

Aún así decidí escuchar sus comentarios desprovisto de prejuicios y a la espera de lo que Radomir, que es innegable que es un hombre que sabe mucho de fútbol, tuviera que decirnos. Mi veredicto: la televisión pública turca, por poner un ejemplo estrambótico, habría sido más cariñosa con el diez veces campeón de Europa que la española. A mí me parece que el fichaje de Antic responde al siguiente criterio: "Puesto que entrenó a Real Madrid, Atlético de Madrid y Barcelona, nadie podrá acusarle de partidista", pero todo el mundo sabe perfectamente que el entrenador serbio hizo fortuna deportiva en el Atleti consiguiendo un histórico doblete y, antes que eso, acabó siendo traumáticamente despedido por Ramón Mendoza con la excusa del mal juego cuando el equipo lideraba la clasificación de la Liga.

Antic quedó descalificado el martes para volver a comentar en el futuro cualquier partido del Real Madrid en Champions. Todo le pareció mal desde el primer minuto de juego a Radomir, la colocación de los futbolistas sobre el campo, su ausencia de presión, que no fuera a meterle 8 a su rival desde el minuto 46, la falta de preparación física que originaba el hundimiento en las segundas partes... Con todo, el comentario más hiriente fue sin duda el que hizo Antic al comparar a los jugadores del vigente campeón de Europa con la Pasarela Cibeles. Si un marciano hubiera aterrizado en ese momento su OVNI en la Tierra y hubiera sintonizado TVE podría haber extraído la errónea conclusión de que el rival del Madrid goleaba al Real y no al revés, como acabó sucediendo felizmente para disgusto, según parece, de uno de los comentaristas de la televisión pública de España... que nos obligan a pagar a todos.

A continuación