El penúltimo raulista vivo

Anoche vi un lindo gatito de nombre Valencia

Ni, por mucho que esté en juego la Liga, el Valencia sale con la misma rabia a jugar contra el Real Madrid que contra el Barça, ni el periodismo deportivo en general exige el VAR con tanta unanimidad cuando el error (claro y flagrante en este caso) perjudica a los culés que cuando lo hace a los merengues. Por partes: si el equipo de Ernesto Valverde no dejó sentenciado el partido en la primera mitad fue porque Dios no quiso y porque el árbitro y sus asistentes son muy malos. Dominio aplastante del Barcelona en los primeros 45 minutos, baile histórico, baño espectacular... del que el Valencia salió indemne por esas cosas que tiene el fútbol. En la segunda parte el equipo de Marcelino mejoró algo, muy poco, y llegó incluso a ponerse por delante en el marcador, pero Mestalla es un infierno cuando el visitante es el Real Madrid y un jacuzzi con burbujitas cuando quien rinde visita es el Barcelona.

Hubo gol de Messi. Lo hubo tras error garrafal de Neto, que de gato pasó a escayola de gato. Y si el gol no subió al marcador fue única y exclusivamente, como dije, porque el árbitro es rematadamente malo y sus asistentes lamentables. Pero, si por el periodismo deportivo en general fuera, del gol no concedido al Barça en Mestalla, que algunos hilan (por ejemplo el actor dramático Jordi Alba) con el tanto que también debió subir en el Benito Villamarín la temporada pasada, se desprendería que el Fútbol Club Barcelona es el gran perjudicado por los árbitros cuando en realidad lo es... el Real Madrid. Mi compañero David Álvarez hizo ayer balance en su cuenta de Twitter: 16 penaltis no pitados este año y sólo uno a favor en 13 jornadas, goles mal anulados y goles en contra en fuera de juego pero "al Barça no le tumban ni los errores arbitrales".

Hay ganas de que el Barça gane esta Liga. Se nota en el ambiente. No sé si es por el clima político que se vive en Cataluña, no sé si es otra cesión a los independentistas, no sé si se trata de reconducir a Bartomeu para que no continúe apoyando a los golpistas, no lo sé... pero hay ganas. Ni una línea de las protestas que, desde la grada Fans del estadio Santiago Bernabéu, se produjo el sábado antes del partido contra el Málaga. Si yo fuera tan temerario y tan demagogo como Simeone diría lo mismo que él dijo hace dos temporadas, eso de que la Liga está peligrosamente preparada para que la gane el Barça, pero no lo soy. Por cierto: ¿Qué le explicaba el asistente a Leo Messi en el descanso y al final del partido? ¿Es normal esa reacción? ¿Existe esa complicidad con todos los jugadores de Primera o es un extra por haber renovado su contrato? ¿Y por qué se tapaba la boca? ¿Qué fue eso tan grave que le dijo y que los demás no podemos escuchar?...

A continuación