El penúltimo raulista vivo

Ancelotti no es Bambi

Cuando oigo que un técnico es un "buen gestor de vestuarios" me echo a temblar directamente. Es uno de esos mantras absolutamente vacíos de contenido y que nadie sabe explicar. ¿Cómo se gestiona correctamente un vestuario? ¿Otorgándole el poder a los más veteranos? ¿Haciendo la vista gorda? ¿No tocando a las estrellas? ¿O siendo justo con todos los jugadores independientemente de su ascendencia, nombre y filiación social?... Por otro lado, ¿cómo se puede llegar a entrenar un equipo del máximo nivel mundial sin saber gestionar correctamente un vestuario?... Yo creo que de un entrenador se dice eso de que es un "buen gestor de vestuarios" por dos cuestiones: porque no ha ganado ningún título importante o porque no se le conoce ningún aporte táctico original. También se le puede decir eso a un entrenador para faltarle indirectamente al respeto.

Ayer se dijo eso de Ancelotti, que es un "buen gestor de vestuarios", y el tonillo empleado con él a mí me sonó a esto último, a falta de respeto. El periodismo deportivo español está ahora a partir un piñón con el nuevo entrenador madridista pero a mí no me engañan: están poniendo a Carlo en un altar para destacar lo malo-malísimo que era el otro, José Mourinho. Llega el pacificador, un "buen gestor de vestuarios", alguien que sí es capaz de ponerse en los zapatos de sus jugadores y mantener con ellos la empatía justa y necesaria. Los Tattaglia han dado con la clave: si el Real Madrid gana muchos títulos será gracias a lo maravillosamente bien que Ancelotti sabe gestionar un vestuario, si no gana ninguno será porque Mourinho deja destrozados los clubes de los que se marcha.

Pero Ancelotti no es Bambi ni se limita tampoco a gestionar correctamente el vestuario. No es un "pacificador" puesto que el Real Madrid no está en guerra con nadie. Yo he visto a Ancelotti enfadado y su estilo es muy similar en ese aspecto al de Mourinho. Ayer capeó todos y cada uno de los asuntos más o menos polémicos (y absolutamente previsibles) con una larguísima cambiada. Desde Isco hasta Casillas pasando por la relación de su antecesor en el cargo con el periodismo deportivo. Cuando me preguntan cuándo voy a quitar la foto de Mourinho de Futboleros para poner en su lugar la de Ancelotti siempre respondo lo mismo: no la voy a quitar nunca y pondré la de Ancelotti el día que se hostigue a su familia, se persiga a sus hijos, se le chantajee o se pretenda forzar su voluntad a base de editoriales mentirosos. En definitiva: calculo que pondré la foto de Ancelotti allá por el mes de diciembre, cuando se rompa este hechizo fingido.

A continuación