El penúltimo raulista vivo

Al Khelaifi busca el aplauso fácil

Que Al Khelaifi se descuelgue ahora diciendo que aceptaría tratar la salida de Ancelotti a cambio de negociar el fichaje de Cristiano no es, como se ha apuntado por ahí, inquietante para el Real Madrid sino una majadería de tomo y lomo. Está bien como aparatosa declaración de intenciones pero en el fondo no encierra más que eso, la furibunda y espectacular reacción de un jeque que lleva siéndolo desde el día que nació y que no piensa aguantar el despecho público que supondría que un entrenador o jugador suyo eligiera irse a otro sitio por mucho que éste sea el mejor club de fútbol del siglo XX según la FIFA. Al Khelaifi tiene un estatus, quiere hacer grandes cosas en el PSG y es muy rico, de forma que parece lógico que trate de demostrarle a su parroquia que nadie, ni siquiera el Madrid, puede venir a su casa a hacer lo que le venga en gana.

Yo no le daría más importancia a la cosa: si Mou se quiere ir, que insisto que todavía está por ver, y Florentino no piensa luchar por retenerle, el banquillo del club blanco deberá ocuparlo alguien, quien sea, y entonces la pelota estará nuevamente en el tejado de Carletto, que podría ser al parecer el elegido pese a que lleva diciéndole que "no" al Madrid casi desde el mismo día que Arsene Wenger. Lo inquietante para el Real Madrid no es eso, lo inquietante no es que Al Khelaifi defienda lo suyo sino que aquí no se haya protegido a Mourinho, no se le haya blindado. Lo inquietante es canjear independencia institucional por paz mediática, y además no creo que funcione; supongo que el que quiere pringar en la olla merengue tratará de seguir haciéndolo, y con fuerzas redobladas, en cuanto huela la debilidad.

Porque si Mourinho se va será por puro y duro agotamiento, el flato fruto de quien lleva corriendo una maratón sin que nadie le eche un cable o le anime en la tarea. Ahora, cuando Ferguson se retira, todo son elogios para el técnico del Manchester, pero si alguien se toma la molestia de repasar qué ha hecho sir Alex en el club inglés encontraremos un montón de similitudes con lo que Mourinho pretende hacer, aunque de forma más acelerada teniendo en cuenta la especial idiosincrasia del país, en su Real Madrid. Ferguson también tenía un plan para su United cuando llegó, lo que sucede es que allí se respeta el trabajo de la gente y aquí no. Cuando David Beckham, que acaba de anunciar su retirada del fútbol, llegó aquí lo hizo según un sector del periodismo deportivo español para "vender camisetas". Ole la gracia española.

A continuación