El penúltimo raulista vivo

Al este de Eden

Si, tal y como contó anoche Paco Buyo en El Chiringuito, el Real Madrid se planteó seriamente fichar a Hazard y la idea no cuajó porque se llegó a la conclusión de que la llegada de Eden podría frenar la proyección de Asensio, se cometió una injusticia con Hazard y se le hizo un flaco favor a Asensio, que, si tiene que progresar, lo hará independientemente del jugador que venga a hacerle competencia. Si a Marco, que es una bomba de futbolista y un tipo fantástico, se le quiere despejar el camino no echándole a competir con los mejores, Asensio se quedará a medias, se quedará en Asen, y, tarde o temprano, acabará pagándolo. Porque las cosas serán o no serán independientemente de lo que nosotros pretendamos; quiero decir que si Asensio tira literalmente la puerta abajo, si hace astillas con ella como Jack Nicholson en El Resplandor, ni Hazard ni nadie podrá impedirlo, tampoco Isco. Pero si Marco se siente sobreprotegido, detecta que en el Real Madrid le basta con abrir la puerta y no necesita echarla abajo, no es que le vaya a pasar Hazard sino que se lo comerá vivo el propio Isco. La solución de Asensio no está en no traer a Hazard sino en él mismo; él tiene la llave para convertirse en el futbolista que todos pensamos que es. Si él no se lo cree, si él no da un paso hacia adelante, habrá empezado su declive y eso será perjudicial para el Madrid.

Decía que, de ser cierto lo que contó anoche Buyo, también se habría cometido una injusticia con Hazard. Si no fue un problema de dinero, si a la hora de sopesar el fichaje de uno de los cinco mejores futbolistas del mundo no supuso un obstáculo insalvable si 150 o si 175, se cometió una injusticia con el belga. Eden ha redoblado ahora la intensidad de su declaración de amor eterno por el Real Madrid, que no es nueva; ahora, cuando se acerca el final de su contrato con el Chelsea, Hazard ha visto que o le dice claramente al Real Madrid "¡fíchame de una vez!" o tendrá que seguir en Londres o acabará en el United o, lo que es peor, en Italia. Si para Florentino Pérez supone una condición importante que el futbolista diga que quiere jugar en el Madrid, Hazard tiene que ser fichado con carácter retroactivo porque la verdad es que el chico no puede poner más de su parte.

Tampoco es cierto que el Real Madrid tenga muchos jugadores como Hazard en su posición. El Real Madrid tiene abundancia de jugadores en su posición y alrededores, pero ninguno es como Hazard, al menos no como este Hazard que se está viendo desde hace aproximadamente un año. Este Eden Hazard es mejor que este Isco y mejor que este Asensio y mucho mejor que este Ceballos. El Real Madrid tiene muchos futbolistas en el centro del campo, muchos, y muy buenos todos ellos... pero Hazard es lo más parecido que hay ahora mismo a Leo Messi, un futbolista capaz de remolcar a un equipo. Con Hazard, por ejemplo, no tengo la menor duda de que el Madrid habría ganado el sábado en Vitoria y hoy sería líder de la Liga. Hazard es el Señor Lobo del fútbol mundial, un jugador que arregla problemas.

Llevamos toda la vida hablando de Hazard y relacionándole además con el Real Madrid del mismo modo que relacionamos a Romeo Montesco con Julieta Capuleto. Llevamos toda la vida hablando de Hazard pero Hazard cumplirá 28 años en enero, es insultantemente joven, tiene al menos 5 años de fútbol al máximo nivel y, según parece, no quiere marchitarse en la Premier. Es probable que también estemos hablando ahora más de la cuenta de Hazard en primer lugar por la exhibición de repertorio de frases bonitas del belga hacia un equipo que no es el suyo en la actualidad y en segundo lugar porque la verdad es que el Real Madrid no anda bien, no carbura. Pero es que Eden Michael Hazard parece hecho para jugar en el equipo blanco, el jugador quiere venir, el Chelsea le va a tener que vender y el Real Madrid lo debería comprar. Debería, en condicional. Porque descarto la remotísima posibilidad de que haya un solo entrenador en el mundo que no quiera a Eden Hazard o que no sepa cómo encajarle en su esquema, ¿verdad?... Si se me permite el juego de palabras, el Real Madrid está al este de Eden.

A continuación