El penúltimo raulista vivo

A Luis Enrique le parecen pocos diecisiete

Era sólo una cuestión de tiempo (aunque la verdad es que jamás creí que tan poco) que el asesinato de un ultra del Deportivo de La Coruña tras la batalla campal acaecida entre miembros del Frente Atlético y de Riazor Blues en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón... acabara por perjudicar de un modo u otro al Real Madrid. Cuando me enteré de que el Comité de Salvación Pública iba a pedir que se multase al club blanco, que es el único que, junto al Barça, ha hecho algo en la lucha contra los radicales, porque un grupo de socios había proferido insultos hacia Leo Messi y contra el Barcelona no pude por menos que esbozar una sonrisa. Una vez más, la reacción del Real Madrid ha sido impecable y, conocedor por la Cadena Cope de que el CSP iba a pedir una multa, localizó primero y expulsó después a los diecisiete socios que iniciaron los cánticos.

Como con Isabel Pantoja, el caso es ejemplarizar con el Real Madrid. A este "tiempo nuevo" augurado por el Comité de Salvación Pública hay que darle el banderazo de salida demostrando que la cosa va en serio, tan en serio como para castigar al campeón de Champions y Copa y actual líder de la Liga. En el caso de los diecisiete expulsados, el club blanco ha vuelto a demostrar que si se quiere se puede. En unas pocas horas detectó a los culpables y los expulsó, cosa que en unos pocos años (pongamos que 12) no han sido capaces de hacer ni la LFP ni la Federación ni el Consejo Superior con el ultra que arrojó la cabeza de un cochinillo al Camp Nou. Es más, en aquella ocasión, y tres años después de tan lamentables hechos, la federación decidió multar con 4.000 euros al club catalán y se olvidó por supuesto de cerrar el estadio.

Pelillos a la mar. Soy francamente pesimista acerca de que esto sirva para algo pero pelillos a la mar. Veo imposible que sostengan en el tiempo una medida tan estrafalaria como es la de expulsar del fútbol a quien insulte pero pelillos a la mar. Olvidémoslo todo. Un tiempo nuevo. Por cierto: ¿Serían denunciables en este tiempo nuevo las manifestaciones de Luis Enrique?... Al entrenador del Barcelona le imformaron de la decisión del Real Madrid de expulsar a una serie de socios y su reacción fue preguntarse en voz alta lo siguiente: "¿Sólo diecisiete?"... ¿No fomentan la violencia las palabras del técnico culé? ¿Quién debe denunciarlas?... A diferencia de los diecisiete socios expulsados por el Real Madrid, las declaraciones de Luis Enrique no hay que buscarlas, están ahí, al alcance de cualquiera. ¿Con quién hay que hablar para esto? ¿Con el ciudadano Saint-Just?

A continuación