El penúltimo raulista vivo

27 de febrero, Día Internacional del Enterrador del Real Madrid

Del mismo modo que el día siguiente al del sorteo de Navidad es el día de la salud, el día siguiente al de un mal resultado del Real Madrid en un partido de Copa de Europa es el día del enterrador, y aquí no discrimino a los propios aficionados merengues, que lo son y muchas veces además. Ayer el Madrid jugó mal, pese a que Zidane insistiera en que lo hizo bien, y perdió; el árbitro no estuvo bien y yo creo que perjudicó al equipo local pero es cierto que, en líneas generales, el City mereció la victoria porque tuvo más y mejores ocasiones que los blancos. Fue un mal partido en el peor momento posible porque el Madrid, que ha tenido picos a lo largo de la temporada, que empezó mal y que luego se rehizo organizándose desde la defensa y convirtiéndose en un equipo al que era muy complicado meter un gol, se ha caído a plomo: la Real lo eliminó de la Copa del Rey metiéndole 4 en el Bernabéu, empató con el colista en casa, perdió con el Levante fuera, dejó que el Barcelona más vulgar de la última década no sólo le diera caza en la clasificación sino que le superara y ante un City que no es, ni de largo, el Liverpool o el PSG, tiene que protagonizar una hazaña en la vuelta para clasificarse para los cuartos de final.

Pero, siendo todo eso cierto, no puede ser por ejemplo que el nombre de Cristiano reaparezca intermitentemente cada vez que el equipo se estrella ni es posible tampoco que se diga que si el Madrid ha ganado tres Champions seguidas fue única y exclusivamente por él. Si el Real Madrid ganó tres Champions seguidas y cuatro en cinco años sólo por Cristiano Ronaldo también se estrellaría en la Liga sólo por él, ¿no? ¿O el Madrid ganaba por Cristiano y perdía por los demás? Diez años estuvo Cristiano en el Real Madrid, diez, y, con él en el equipo, en esos diez años sólo se ganaron dos Ligas. El Real Madrid dejó ir a Cristiano por lo que le dejó ir, porque quería más dinero y el club no estuvo dispuesto a dárselo. Y, a la hora de escoger a alguien para ocupar su lugar en el campo y no para sustituirlo porque no hay en el mundo sustituto para Cristiano, en vez de tirar a un perfil de futbolista contrastado pero veterano como Lewandowski, optó por otro perfil, por el de un chico joven como Jovic. El que el Madrid carezca de gol, y es un hecho que eso es así, no es achacable a Jovic, que lleva inédito casi toda la temporada, sino a su entrenador que no lo alinea. Goleadores en la plantilla tiene Zidane, otra cosa bien distinta es que no le gusten o que no confíe en ellos; es posible que no confíe en Mariano por la razón que sea, que la desconozco, pero no lo es que no confíe en un futbolista que pidió él y que costó 60 millones. ¿Cuánto habrían pedido por Lewandowski? ¿Ciento cincuenta millones? ¿Doscientos? ¿Por un delantero de 31 años?

Cuando, insisto que después de un mal partido como el de anoche, se quiere criticar el plan deportivo del Real Madrid se coloca la diana en la cabeza de jugadores como Vinicius o Rodrygo pero no se dice nada sobre que Varane, que lleva siendo titular seis o siete años, llegó con dieciocho procedente del Lens y por una cantidad inferior a los diez millones de euros; tampoco se dice que otro titularísimo como es Casemiro llegó por seis millones y medio de euros o se esconde que una de las revelaciones del campeonato, como es Federico Valverde, llegó del Peñarol por cinco ¿Cuánto vale hoy Varane? Seguro que diez millones no. ¿Y cuánto le habría costado al Madrid si hubiera querido ficharlo hoy? Sirva el siguiente dato: Laporte, que es peor central que Varane, le costó al City sesenta y cinco millones de euros y ambos tienen más o menos la misma edad.

El equipo se ha caído con todo el equipo, valga la redundancia. Y ayer no estaba Marcelo, que es mejor que Mendy dormido, y Bale jugó poco. Con Mendy y con el bueno de Vini, el Madrid perdió en el Bernabéu porque, al contrario de lo que quieren vendernos los adivinos del día después, un equipo no se cae por un jugador sino que se cae por once. Se equivocó quien creyera que este Real Madrid iba a acogotar al City, tampoco lo hará en el partido de vuelta; el Madrid que acogotaba a sus rivales era el de Camacho, Juanito, Pirri y Santillana, pero aquel no fue capaz de ganar una Copa de Europa y muchos de los actuales futbolistas de esta plantilla han ganado cuatro para un total de trece. Puede que el Real Madrid no esté del todo muerto sino que ande de parranda, todo es posible. A lo mejor los enterradores tienen que volver a comerse a paletadas toda la tierra que quieren echarle encima al mejor club deportivo de la historia. Ya ha pasado más veces, ¿por qué no una más? Aunque seguirá siendo inevitable que el mejor futbolista del equipo sea el que ya no está o el que falleció, para ellos son los homenajes del madridismo porque los demás son todos unos piernas.

A continuación